No todo es Bollywood... hay Tollywood, Kollywood, Malluwood

Pese al empuje de las producciones regionales, el rey sigue siendo el cine comercial 'bollywoodiense'

ANA CÁRDENESNUEVA DELHI

No todo el cine de la India es 'made in Bollywood' y pese a que sus películas acaparan gran parte de las pantallas, otras industrias cinematográficas como Tollywood, Kollywood, Malluwood o Kannada tienen una importante cuota de mercado.

Los estudios de Bombay producen el cine indio con mayor presencia nacional e internacional, conocido como Bollywood: ingenuos musicales con historias de amor y final feliz que sirven de excusa para largos y sensuales bailes.

Pero el cine regional, con guiones a menudo de mayor profundidad, va ganando terreno en el país, aunque sigue siendo un gran desconocido fuera de la región. Cada año se ruedan alrededor de 250 películas en los estudios de Bombay, pero las productoras del sur y el este de la India, donde hay mayor espacio para lo que aquí se considera 'cine independiente', no se quedan atrás.

Al contrario de lo que se pueda percibir desde fuera, el cine regional indio produce, en su conjunto, muchas más películas que Bollywood, aunque su alcance sea menor y se limite a las áreas que hablan un determinado idioma.

En diferentes lenguas

La más poderosa es la industria del cine Telugu, conocida como Tollywood, que rueda alrededor de 200 cintas al año en lengua telugu, que se habla en el estado de Andhra Pradesh (sur de la India).

El estado de Tamil Nadu, también del sur del país, es otro de los grandes bastiones cinematográficos de la India, con una producción anual de unos 130 filmes rodados en su mayor parte en un área de Madrás llamada Kodambakam, lo que ha dado a la industria el nombre de Kollywood.

El cine de Kollywood, nacido en los años 20, es el segundo mayor en distribución en la India y goza de gran aceptación también en países del Sur de Asia y el Sudeste Asiático, donde cientos de miles de personas hablan el idioma tamil.

El año pasado se estrenaron tres películas tamiles a la semana y esa industria generó unos ingresos de alrededor de 460 millones de dólares, una cifra elevada para la India.

Detrás de Kollywood está el cine conocido como Kannada, con sede en la ciudad sureña de Bangalore, en el estado de Karnakata, donde se producen alrededor de 75 filmes anuales.

Cuatro de cada cinco películas en lengua kannada fueron un éxito de taquilla el pasado 2005 y la industria está recibiendo un fuerte apoyo de los distribuidores locales, por lo que cada año sus cintas se ven más.

También en el sur de la India, en el tropical estado de Kerala, se hace el cine en Malayalam, al que también se conoce como Malluwood y que produce alrededor de 70 películas al año.

Pero el cine 'clásico' indio es el de Bengala Occidental, considerado el estado más culto del país, sede de intelectuales y que tiene su capital en Calcuta.

La industria cinematográfica de Calcuta (este de la India) produce alrededor de medio centenar de cintas al año y la mayoría de sus estudios está situado en un distrito conocido como Tollygunge, lo que hace que a veces reciba el nombre de Tollywood, igual que el cine en telugu.

Uno de los cineastas indios más conocidos internacionalmente es el bengalí Satyajit Ray, autor de la Trilogía de Apu, que logró en los años 50 que el cine hecho en Calcuta se viera en todo el mundo.

También está Pollywood, el cine hecho en el estado del Punjab, el centro de la religión sij situado en el oeste del país, que vivió hace dos años un fuerte impulso que le ha permitido triplicar su producción, actualmente de unas quince cintas anuales. Sin embargo, pese al empuje de las producciones regionales, el rey de las pantallas indias continúa siendo, sin duda alguna, el cine comercial 'bollywoodiense'.

La India cuenta además con Bollywood para llegar a las pantallas occidentales, un sueño largamente perseguido que por el momento no parece muy fácil de cumplir.

Fotos

Vídeos