Basura

JOSÉ JAVIER ESPARZA

En el mundillo de la tele no se habla de otra cosa: esa crónica que ha publicado 'The Times', firmada por su corresponsal Graham Keeley, sobre la telebasura en nuestro país. «La basura es una mina de oro para la televisión», dice en referencia a nuestra pantalla, y procede a señalar algunos de los rasgos más gruesos de la televisión en España, mencionando personajes y programas de todos conocidos. Como era de esperar, la crónica del 'The Times' ha levantado ampollas en las cadenas más vapuleadas por el periodista. Otros, por el contrario, concluyen que Keeley tiene razón. Tratemos de ser ponderados: caracterizar la televisión que se hace en España a partir de la 'telebasura' es injusto, como siempre que se toma la parte por el todo, y más si se trata de una pequeña parte. Los rasgos distintivos de la tele en nuestro país son las series de ficción de producción nacional y los 'reality-shows'; en esos géneros hay programas buenos y los hay malos, algunos rozan la basura y otros en modo alguno. En realidad, la 'telebasura' en España queda confinada en programas de medianoche.

El problema es que otros muchos programas expanden el hedor, y así tenemos espacios de cotilleo o de 'zaping' llenos de porquería en horarios familiares. O sea que la situación es grave, pero no desesperada y no sería difícil rectificar. Ahora bien, hay que tener en cuenta otro dato importante: ninguna televisión europea adolece de estos defectos, o no de manera tan visible. Y entonces se produce lo que podríamos llamar el 'efecto grano en la nariz'. Si tienes un grano en la nariz, no ocurre nada grave: sólo es un grano. Pero si entre cien personas eres el único con un grano en la nariz, entonces estás perdido: todos te conocerán como «el hombre del grano en la nariz». Y con esto de la 'telebasura' ocurre lo mismo: como la pantalla española es la que más tolera la porquería, la impresión que ofrecemos fuera es la de una televisión revolcada en el estiércol. ¿Y esta impresión se la damos a todos o sólo al corresponsal de 'The Times'? No: se la damos a todos, y basta hablar de vez en cuando con periodistas extranjeros que pasan por España para comprobar su estupor cuando encienden la televisión en el hotel. Podemos resumir la cuestión en una sentencia: España es más tolerante con la 'telebasura' que ningún país europeo. Lo cual también puede enunciarse así: en España se vulneran más que en ningún otro país las normas sobre contenidos televisivos. A este propósito, el portavoz del Gobierno, Moraleda, acaba de anunciar que «seremos radicales» con la persecución de la telebasura. Es verdad que todos los gobiernos dicen eso cada cierto tiempo y luego no pasa nada. Dentro de un añito tendremos otra crónica en el 'Times'.