Alejandra Vallejo-Nájera estudia la locura de varios reyes, reinas y gobernantes

Esta experta en psicología relata el drama de estos personajes que ejercieron el poder en medio de problemas mentales y sin asistencia médica eficaz

M. BARRADO TIMÓNBADAJOZ

'Locos de la historia', el último libro de la psicóloga Alejandra Vallejo-Nájera ha vendido dos ediciones en una semana contando los problemas de los reyes, reinas o jefes de gobierno que gobernaron en medio de las dificultades que a ellos y a su entorno les imponía la enfermedad mental.

La escritora desvela la ternura que destilan algunos de estos personajes que han sido juzgados duramente por la historia sin atender las condiciones en que ejercieron su papel.

Alejandra Vallejo-Nájera afirma, en contra de quienes la presentan ahora como una víctima del complot político, que Juana la Loca estaba «loca, loquísima, rematadamente loca». Juana tenía una esquizofrenia heredada de su abuela Isabel de Portugal, que ofreció los primeros síntomas de la enfermedad cuando nació su hija Isabel la Católica.

Por lo demás, Juana fue una persona «inteligente, bien dotada y muy capacitada para gobernar», explica la escritora que reconoce que no ha encontrado información suficiente sobre este personaje.

Otros personajes reales con problemas mentales fueron Luisa Isabel de Orleans, nuera de Felipe V, que era exhibicionista y el propio Felipe V que interrumpió su reinado en cuatro ocasiones por las crisis de locura que sufría.

Luis I y Fernando VI, sus sucesores, también ofrecieron síntomas de enfermedad mental. «El problema de esta gente es que se casaban entre sí y la psicosis se la pasaban unos a otros dentro de la propia familia», dice. De Isabel de Farnesio cuenta que recibía palizas de su marido Felipe V, que era muy agresivo cuando le sobrevenía la crisis.

El último poderoso que estudia Vallejo-Nájera es Rasputín. La autora lamenta el drama de estos enfermos que no pudieron contar con una medicina avanzada para tratar sus males. «Nadie les entendía ni les paraba en sus desmanes», se queja.

Alejandra Vallejo-Nájera escribe tanto obras para adultos como relatos para niños. Un buen ejemplo de su acierto fueron sin duda los pequeños que la esperaron para que firmase ejemplares de su obra '¿Odias las matemáticas?'. Este libro surgió de la propia experiencia personal de la escritora con esta ciencia que resulta ininteligible para muchos pequeños estudiantes. Piensa que los profesores hacen todo lo que pueden pero que tienen problemas para ponerse en el lugar del pensamiento abstracto de los niños.