El pendón de San Jorge será restaurado después de 40 años en el Ayuntamiento

Una empresa especializada de Madrid consolidará y fechará de modo definitivo la tela El pendón formará parte de la exposición que prepara Caja Extremadura por su centenario

PABLO CALVOCÁCERES

Más de dos horas emplearon ayer las dos técnicos de la empresa Kronos Servicios Restauración, especializada en el tratamiento de telas medievales, en sacar el pendón de San Jorge (o bandera del Concejo de Cáceres) de su vitrina, en el despacho de Alcaldía de la Casa Consistorial.

El lunes, el pendón partirá hacia Madrid, donde se procederá a su «consolidación», ya que hablar de restauración sería excesivo dado el delicado estado de conservación en el que se encuentra. Los trabajos se prolongarán entre tres y cuatro meses.

De paso, se conocerá la fecha exacta de la que data el pendón, pues existen estudios diversos que lo sitúan en el siglo XIII, en tiempos de Fernando III, y otros que consideran que es del XV, creado por los Reyes Católicos.

«Con los análisis químicos se sabrá con certeza de qué época es la tela, porque los tintes que se utilizaban en un siglo y en otro son distintos», asegura Javier Pizarro, profesor de Historia del Arte de la Universidad de Extremadura y comisario de la Exposición 'Extremadura en la Historia. Tiempos de Patrimonio'. La muestra será el acto central con el que Caja Extremadura conmemorará su centenario, y el pendón será «una de las piezas estelares».

No en vano, el pendón no ha sido expuesto al público desde que en 1964 el alcalde Alfonso Díaz de Bustamante decidió colocarlo en el despacho principal de la Casa Consistorial.

A la Sala Municipal

Ayer fue, probablemente, el último día en el que estuvo allí, pues después de los trabajos de consolidación de la tela en Madrid, formará parte de la exposición y, finalmente, se incorporará a la Sala Municipal, en la plazuela de Publio Hurtado.

Javier Pizarro siguió ayer los trabajos de recogida del pendón, en compañía de la concejala de Cultura, Cristina Leirachá.

Las expertas Lourdes de Luis y Lidia Santalice se ocuparon de sacar el tafetán de la vitrina y cubrirlo con una tela especial para darle unidad y evitar cualquier posible desgarro. Pizarro asegura que «la parte original se encuentra muy perdida» y sobre ella se han realizado a lo largo del tiempo «varios añadidos».

Fotos

Vídeos