Hurtado solicita un aumento de los guardias civiles que prestan servicio en Coria

«La ciudad debería contar con un destacamento compuesto, al menos, por ocho agentes fijos», según explica el alcalde

ESMERALDA R. V.CORIA

El alcalde, Joaquín Hurtado, ha solicitado el aumento del número de Guardias Civiles que prestan sus servicios en la ciudad. Concretamente, argumenta «la necesidad de contar con un destacamento compuesto, al menos, por ocho agentes fijos para Coria». Lo hizo durante la segunda reunión de la Junta de Seguridad de Coria celebrada en lo que va de año.

Un encuentro que tuvo lugar ayer y en el que estuvieron presentes Fernando Revert, representante de la Subdelegación del Gobierno; Antonio Capirote, delegado territorial en Cáceres de la Consejería de Presidencia; el comandante del puesto de la Guardia Civil en Coria, Jorge Martínez y el subinspector de la Policía Local, Jesús Domínguez.

Plantilla actual

Actualmente, son 19 los Guardias Civiles que prestan sus servicios en toda la Comarca del Valle del Alagón, incluida Moraleja, una circunstancia que les obliga a efectuar numerosos desplazamientos por diferentes poblaciones a lo largo de la jornada.

No es la primera vez que Hurtado llama la atención sobre este asunto. Ya durante los pasados meses de agosto del 2005 y enero del 2006, el alcalde solicitó nuevos miembros para reforzar el personal. Un refuerzo que el alcalde calificó como necesario «para prevenir actuaciones delictivas y, en concreto, para luchar contra la violencia de genero y eliminar de la ciudad las ganas de delinquir, endureciendo penas y luchando para que cumplan la totalidad de las condenas».

Violencia doméstica

Durante este mismo encuentro se trató también el tema de la violencia doméstica y se dieron a conocer las cifras registradas en Coria. Así, y según los últimos datos facilitados por la Policía, se han contabilizado un total de trece casos de violencia doméstica frente a los nueve que existían el pasado mes de enero.

Hurtado expresó su preocupación y la del equipo de Gobierno ante el surgimiento de nuevos focos de violencia y anunció que «desde el Consistorio se adoptarán medidas preventivas con el fin de paliar una lacra que amenaza con enturbiar la normal convivencia en la ciudad».

De entre las acciones que se llevarán a cabo destaca la asunción por parte de la Policía Local de un servicio de seguimiento social, específico e individual para las víctimas de malos tratos a través de una mujer perteneciente a este cuerpo. La agente trabajará de manera coordinada con el Servicio Social de Base para detectar posibles focos de violencia en una determinada unidad familiar, tal y como se informó durante la Junta Local.

Una vez realizada la tarea de detección pondrá en marcha, en coordinación con las Fuerzas de Seguridad del Estado, los mecanismos necesarios a fin de evitar el desarrollo de los malos tratos.