Arroyo de la Luz vive hoy una jornada histórica con la coronación de la Virgen

M. J. T.CÁCERES

Arroyo de la Luz vive hoy una jornada histórica. A las cinco y media de la tarde dará comienzo la ceremonia de coronación canónica de su patrona, la Virgen de la Luz. Todo está listo ya, hasta el último detalle, para que el 23 de abril pase a la memoria del municipio como el día «más importante en la historia de la Virgen de la Luz», en palabras del mayordomo de la Cofradía, Florencio Crespo.

La ceremonia, que será oficiada por el obispo de la Diócesis de Coria-Cáceres, Ciriaco Benavente, será al aire libre, en la Plaza de la Constitución. Contará, además, con la asistencia de 20 sacerdotes de la Diócesis y de representantes de las instituciones públicas, como la consejera portavoz de la Junta de Extremadura, Lola Pallero, originaria de Arroyo de la Luz.

A juicio del alcalde arroyano, Santos Jorna, la pincelada más significativa del momento será «ver a todo un pueblo reunido en la Plaza», apunta. Y Florencio Crespo matiza: «No se trata de una romería, ni de una concentración. Hay que recordar que es un acto religioso al que no sólo asistirán los arroyanos, sino todos los devotos de la Virgen de la Luz que hay en Navas, Malpartida o Brozas».

El acto de coronación canónica supone, para la Cofradía de la Virgen de la Luz, el gesto de reconocimiento por parte de la Iglesia a una «devoción antiquísima, de hace siglos», según afirma el mayordomo.

No hay que olvidar que la leyenda cuenta que fue la Virgen quien ayudó a las tropas de Alfonso IX a reconquistar Arroyo de la Luz en 1229 y que varios soldados galoparon hasta el pueblo para dar la noticia a sus habitantes. Éste es el origen de las carreras de caballo que cada año vertebran la celebración del Día de la Luz.

Sin duda, uno los momentos más intensos de la ceremonia será el de la imposición de la corona a la Virgen. Se trata de una pieza de plata de ley chapada en oro, elaborada artesanalmente en Sevilla. Ayer se presentó al público en la parroquia de la Asunción. «Lo más importante es que ha sido sufragada por el pueblo, por las donaciones de los devotos», resalta el mayordomo.

La Virgen de la Luz lucirá para la ocasión el manto bordado en oro por las Adoratrices de Madrid, que estrenó en el año 1957. En aquella ocasión y para presentar el manto en sociedad. Hoy, la Plaza será embellecida con 2.000 metros de flores de papel blanco que recorrerán el espacio de punta a punta.

El Ayuntamiento no quiere que la coronación de la Virgen se consuma en un solo día y ha propuesto a la Cofradía la creación de un patronato, abierto a instituciones de carácter público y privado.

La coronación coincide con las aspiraciones que el Día de la Luz sea declarado Fiesta de Interés Turístico Nacional.

Fotos

Vídeos