García Aracil y Antonio Montero participaron en la Misa Crismal

A la celebración se unieron sacerdotes llegados desde toda la diócesis

REDACCIÓNBADAJOZ

El arzobispo de Mérida-Badajoz, Santiago García Aracil, y el arzobispo emérito de la archidiócesis, Antonio Montero, participaron ayer en la celebración de la Misa Crismal que tuvo lugar en la Catedral Metropolitana de Badajoz, un acto litúrgico en el que también tomó parte un gran número sacerdotes procedentes de toda la diócesis.

La ceremonia estuvo marcada por la solemnidad y en ella se bendijeron los Santos Óleos que utilizarán los presbíteros durante los próximos meses a la hora de administrar los sacramentos.

Antes y después de la celebración monseñor Antonio Montero recibió el saludo de numerosos sacerdotes y amigos que mantienen un grato recuerdo del trabajo que realizó al frente de la Archidiócesis de Mérida-Badajoz.