ACAN corrobora parte de las deficiencias de la perrera denunciadas por Adana

Coinciden en la falta de asistencia veterinaria, espacio de recreo y agua potable La denuncia de Adana está apoyada por una veintena de firmas e imágenes

MIRIAM FERNÁNDEZ RÚABADAJOZ

ACAN, la protectora de animales que actualmente colabora con el Ayuntamiento de Badajoz en la perrera municipal, ha corroborado parte de los puntos que han sido denunciados formalmente por la Asociación para la Defensa de Animales Abandonados (Adana) ante la consejería de Agricultura y Medioambiente de la Junta de Extremadura. Una denuncia que está apoyada por las firmas de una veintena de personas y acompañadas de imágenes que, en palabras de Enrique Mendoza, presidente de Adana, «prueban lo que hemos denunciado».

La falta de veterinario, la inexistencia de una zona de recreo para los animales, la falta de agua potable o la desatención de animales heridos son puntos denunciados por Adana, por entender que vulneran los preceptos legales de la Ley 5/2002, de 23 de mayo, de protección de animales en la Comunidad Autónoma de Extremadura, y apoyados también por ACAN, que desde hace un año atiende a los animales de la perrera municipal en colaboración con el Ayuntamiento.

La atención veterinaria de los animales de la perrera es gestionada y costeada directamente por ACAN, al igual que la desparasitación e higiene de perros y gatos porque «allí no los bañan», asegura Mari Ángeles Gómez, tesorera de la protectora.

Ni hacinamiento ni bichos

En cuanto a la falta de una zona de recreo y esparcimiento de los animales, Gómez asegura que el Ayuntamiento le tiene prometido un jardín anejo a la perrera, pero que aún falta que se valle y se haga una puerta para poder soltar allí a los animales.

En cambio, ACAN niega categóricamente que actualmente haya hacinamiento de animales en cheniles así como que éstos sean portadores de parásitos y bichos. «Ahora mismo, lo máximo que hay son dos perros por chenil, solo hay hacinamiento cuando se producen abandonos masivos y eso es imprevisible», sentencia Gómez, quien aclara además que «hace un año que no hay parásitos porque nosotros nos encargamos de quitárselos. Puede que llegue un perro con garrapatas y pulgas pero lo traen de la calle, no es porque haya en la perrera».

ACAN también niega que se incumplan los plazos de sacrificio o de adopción, como asegura Adana, pero sí ratifica que el registro de animales «es a la vieja usanza y que sería necesario hacerlo más minucioso».

Por su parte, el concejal delegado de la perrera municipal, Luis Alfonso Hernández, no ha querido contestar a la denuncia formulada por Adana.

Con todo, la protectora de animales valora que la perrera «tiene muchas deficiencias, ya que se trata de unas instalaciones que tienen 20 años y que no se han modificado» pero cree que la denuncia interpuesta por Adana «solo servirá para que le pongan una sanción económica al Ayuntamiento que irá en detrimento de la mejora de la perrera», comentaba ayer Gómez, quien añadía que hay problemas más graves que solucionar. «Más importante que el agua potable es que el Ayuntamiento atienda a los animales los sábados y domingos y que abra la perrera por las tardes para que se puedan hacer las adopciones»

En cualquier caso, será la Junta de Extremadura quien efectúe la inspección correspondiente a la perrera a tenor de la denuncia de Adana. Ya el pasado año, la Administración regional sancionó al Ayuntamiento por la situación de la perrera tras una denuncia interpuesta por la Asociación Nacional para la Protección y el Bienestar de los Animales (ANPBA) en diciembre del 2003.