El Gobierno local propone instalar un centro de artesanía en Santa Ana

Cristina Herrera dijo que se va a restaurar el edificio del mercado y se quiere abrir un debate social sobre su uso Aún no se ha redactado el proyecto

M.B.T.BADAJOZ

El gobierno local quiere que este año sea el de la rehabilitación del Mercado de Santa Ana, situado en la Plaza Chica. En los presupuestos se consignó una cantidad para ello así que se elaborará el anteproyecto, según manifestó la concejala Cristina Herrera.

Pero antes, el gobierno local desea abrir un debate social sobre el uso que se dará en el futuro a este edificio que es uno de los ejemplos de arquitectura racionalista en la ciudad y se encuentra incluido en el Catálogo de Edificios Históricos de Extremadura.

De momento, el gobierno local propone un uso: Centro de Artesanía, una utilidad que, según Cristina Herrera podría contribuir a reforzar el carácter comercial de la zona y a llevar visitantes al Casco Antiguo donde ya triunfa un mercado de antigüedades mensual.

El Ayuntamiento espera que asociaciones y ciudadanos participen en el debate a la búsqueda del uso que mejor pueda asegurar el futuro del viejo mercado.

Deterioro

El Mercado de Santa Ana fue proyectado en 1937 por el arquitecto Rodolfo Martínez y su inauguración tuvo lugar en 1939. Según relató Cristina Herrera, el mercado fue en su día un gran avance en la aplicación de medidas sanitarias a la venta de alimentos.

Abierto hacia el exterior, soleado y ventilado y fácil de limpiar, el mercado se convirtió durante décadas en centro de abastecimiento para la mayor parte de la ciudad.

El crecimiento ciudadano y las nuevas formas de comercio de alimentación le sumergieron en la crisis que han atravesado la mayor parte de los mercados de abasto de la ciudad. Los puestos se fueron cerrando poco a poco hasta el año pasado, en que una orden de la Consejería de Sanidad obligó al cierre del mismo por no cumplir las normas preceptivas.

Los dos últimos tenderos no han logrado del Ayuntamiento que les pague la indemnización pedida y el gobierno local espera que se interponga un pleito en demanda de esta compensación económica.

Cristina Herrera cree que un mercado de artesanía puede garantizar un flujo de personas jóvenes hacia esta plaza. El edificio mantendría además su tradición de mercado. Pero hay que tener en cuenta que los locales son abiertos al exterior y difíciles de climatizar. Tiene por tanto sus limitaciones. El debate está abierto. Manuel Sosa se mostró satisfecho de la rehabilitación del mercado y de que el PP recoja el contenido de la moción que su grupo presentó en el pleno de abril del 2002 y que fue aprobada. Sosa recuerda que se pedía instalar una zona de mercadillo y hacer un concurso de ideas. José Ramón Suárez acoge con satisfacción la próxima rehabilitación del mercado, dada la degradación acelerada del mismo. De todas formas, el escaso presupuesto de 60.000 euros previsto en los presupuestos le hace suponer que no será suficiente para acometer este año la reforma. Suárez Arias piensa que lo que mejor encaja en ese edificio es un uso cultural que podría ser una sala de exposiciones municipal, que daría salida a la actividad tanto de la Escuela de Artes y Oficios como del Conservatorio. También aceptaría la instalación de oficinas de Cultura del Ayuntamiento o las actividades de la Asociación de Vecinos del Casco Antiguo.