PSOE y CiU blindan su pacto sobre la financiación para Cataluña

P. DE LAS HERASMADRID

El PSOE dejó ayer claro a ERC que no habrá cambios en el modelo de financiación para Cataluña pactado con Convergència i Unió. Los socialistas hicieron valer el acuerdo alcanzado en La Moncloa por José Luis Rodríguez Zapatero y Artur Mas y aprobaron un texto que, según el líder convergente, permitirá a la Generalitat recaudar más del 50% de los impuestos que se pagan en su territorio.

La plasmación definitiva de este pacto en la ponencia del Congreso que aborda la reforma del Estatuto catalán deja a los republicanos con un escaso margen de maniobra y les aboca de forma casi determinante al voto negativo al conjunto del Estatuto en la última votación de las Cortes Generales.

Agencia tributaria propia

El portavoz de la formación en la Cámara Baja, Joan Puigcercós, defendió la creación de una agencia tributaria propia que recaude todos los impuestos soportados en Cataluña, el compromiso de que en 15 años la capacidad financiera por habitante se equipará a la de las comunidades con concierto (País Vasco y Navarra) y la eliminación del tope de ocho años para equilibrar las inversiones del Estado en las autonomías.

Según el presidente de ERC, Josep Lluís Carod-Rovira, el acuerdo de socialistas y convergentes «no resuelve los problemas de cohesión social y equilibrio territorial» que arrastra Cataluña.

Ahora, lo único que podría modular el rechazo de los independentistas al proyecto sería el traspaso a la Generalitat del aeropuerto del Barcelona; un asunto para el que también presionan CiU e ICV y en el que el PSOE no parece dispuesto a dar su brazo a torcer.

La propuesta socialista pasa por la creación de un consorcio en el que la mayoría la ostente el Estado, pero esto no satisface a las formaciones catalanas y todo hace pensar que el asunto quedará relegado para su discusión en la comisión constitucional.

La ponencia del Congreso aprobó ayer también el título relativo a las relaciones institucionales de la Generalitat. En él, según el Partido Popular, se incluyen una serie de artículos con los que se crea, en palabras de Federico Trillo, un «embrión de Estado».

Enmiendas

El portavoz del PP catalán, Josep Piqué, admitió que el PSOE ha introducido enmiendas sobre el texto original del Parlament para lijar los elementos de bilateralidad «pura y dura».

Sin embargo, a su juicio, se trata solo de «maquillaje» que deja un gran terreno para la «ambigüedad» y abre las puertas para una gran «conflictividad» en el futuro.

Entre las nuevas competencias que asumirá la Generalitat están así la de la planificación de la política económica del Estado para Cataluña o su papel «determinante» en la posición que mantenga el Gobierno ante la Unión Europea en cuestiones que afecten a competencias exclusivas de la Generalitat. Algo que, según el líder del PP en Cataluña, Josep Piqué, interferirá en la unidad de la acción exterior del Estado.