Un anciano mata a su mujer en Cuenca y se entrega a la policía

El presunto homicida, de 74 años, fue ingresado con un trastorno psicótico grave en un módulo hospitalario

J. V. M.Y AGENCIAS TOLEDO Y CUENCA

Un anciano de 74 años de edad pasó ayer a disposición del Juzgado de Instrucción número 1 de Cuenca como presunto autor de la muerte de su esposa, F. M. T., de 71 años, en su domicilio familiar situado en la céntrica calle de Calderón de la Barca, en la capital conquense.

Según informó la Subdelegación del Gobierno en Cuenca, el suceso ocurrió a las nueve de la noche del pasado martes. Por motivos que aún se desconocen el hombre utilizó presuntamente un arma blanca para apuñalar a su esposa. Más tarde acudió a la Comisaría de Policía de Cuenca con signos de aturdimiento ya que fue incapaz de explicar a los agentes por qué se encontraba en las dependencias policiales. Fueron los propios policías los que lo convencieron para acompañarlo a su domicilio hacia las doce de la noche encontrando en su interior el cuerpo sin vida de la anciana en medio de un gran charco de sangre. Aunque la fallecida y su marido -que no tenían hijos- vivían en la ciudad de Cuenca, habían nacido en el pequeño pueblo de Buciegas, situado en la Baja Alcarria Conquense. Un municipio de apenas cien habitantes que este miércoles no salían de su incredulidad al conocer la violenta muerte de su paisana.

Según informó la Policía, la víctima jamás había denunciado a su marido por presuntos malos tratos. Tras este nuevo caso de violencia doméstica -se trata del primero con resultado de muerte en Castilla-La Mancha a lo largo de este año- el Gobierno castellano-manchego se personará como acusación particular en la causa judicial como hace en cada caso de presuntos malos tratos. «No vamos a dejar pasar una oportunidad para combatir el fenómeno de los malos tratos y esto va a exigir políticas muy firmes y al mismo tiempo muy constantes en el tiempo», afirmó este miércoles a este respecto el portavoz del Ejecutivo autonómico, Emiliano García-Page.

«Hecho luctuoso»

El presunto homicida fue ingresado ayer en el módulo penitenciario del Hospital Virgen de la Luz con «un trastorno psicótico grave». Al detenido le van a someter a tratamiento psiquiátrico «porque ha tenido problemas» y prefirió no comentar el caso porque «está en manos de la Justicia», según explicó el consejero de Bienestar Social, Tomás Mañas quien mostró su pesar por este «hecho luctuoso», ya que «siempre es triste cuando una persona muere a manos de otra», y condenó la violencia hacia las mujeres, «una lacra que existe en este mundo y que entre todos tenemos que conseguir erradicarla», dijo.