El Congreso rechaza una moción para que el fin de ETA tenga vencedores y vencidos

La propuesta desestimada fue presentada por los populares, que se negaron a pactar con los socialistas un texto conjunto La oposición lamenta que Zapatero intente «silenciar» a los afectados

M. S. P.MADRID

El Congreso de los Diputados rechazó con los votos de todos los grupos, a excepción del PP, una moción presentada por los populares en la que se instaba al Ejecutivo a buscar un final de ETA que tenga «vencedores y vencidos». El abismo abierto entre el Gobierno y el principal partido de la oposición en la política antiterrorista quedó patente ayer en la Cámara Baja: PP y PSOE fueron incapaces de consensuar una declaración de mínimos sobre las líneas básicas que debe seguir el Ejecutivo para acabar con la organización terrorista y el papel que deben jugar las víctimas en un hipotético proceso de paz.

El PSOE, a pesar de que las negociaciones se sucedieron durante todo el día, se negó a apoyar el texto en el que se aseguraba que las conclusiones del Congreso Internacional de Víctimas del Terrorismo celebrado este febrero en Valencia debían convertirse en la 'hoja de ruta' del Gobierno en un hipotético proceso de paz. El PP insistió en su moción en la «mezquindad» que supondría «apartar o silenciar» a las víctimas del terrorismo de «cualquier proceso» y también se recogían punto por punto las conclusiones de la asamblea de Valencia. El PP, como grupo proponente, no quiso aceptar un texto alternativo del PSOE. Tampoco salió adelante una moción alternativa de IU.

El evidente cisma entre el PP, de un lado, y el PSOE y el resto de los partidos, por otro, se convirtió en un cruce de descalificaciones en un pleno muy tenso. La diputada popular María Eugenia Martín Mendizábal acusó a los socialistas de «haber dividido a las víctimas». «Los terroristas no han cambiado su posición, sino el PSOE que ha hecho añicos el Pacto por las Libertades y contra el Terrorismo», denunció la ponente de la moción. Martín Mendizábal aseguró que el Ejecutivo socialista trata de «hacer política con el terrorismo como sea», incluidos «infundios y mentiras», e invitó a los diputados a votar a favor de su propuesta para no perder la «oportunidad de votar a favor de las peticiones de las víctimas».

«Crispación»

Sus argumentos fueron contestados inmediatamente por la socialista Arantza Mendizábal, quien enmarcó la moción debatida en la estrategia del PP de utilizar la política antiterrorista para «hacer ruido, crispación y provocar enfrentamiento». La diputada recordó la «lealtad» del PSOE en la oposición y recriminó al PP no respetar los principios fundamentales de la lucha contra el terrorismo: «la política antiterrorista la orienta el Parlamento, la dirige el Gobierno y no se utiliza en el debate político». Mendizábal acusó al PP de «utilizar a las víctimas y su dolor».