Le condenan por golpear a su mujer con un tablón por no darle dinero para tabaco

A la esposa le ha quedado como secuela una cicatriz de siete centímetros El agresor tiene 67 años y cometió el delito delante de un nieto de diez años

SERGIO LORENZOCÁCERES

Ocurrió en un piso de Aldea Moret a primera hora de la mañana del 5 de mayo del año pasado. A las nueve y media Jesús, que tiene 67 años, pidió dinero a su mujer para ir a por tabaco. Ese fue el origen del altercado.

La mujer no le quiso dar dinero y Jesús pasó de las voces a coger un tablón de madera con el que agredió a su esposa en la cabeza. No le importó tener como testigo a un nieto de 10 años.

Le causó a su mujer una herida inciso contusa en la frente y erosiones superficiales en la oreja izquierda. Tardó en curar 15 días después de una primera asistencia médica en la que le tuvieron que aplicar 13 puntos de sutura. Le ha quedado como secuela una cicatriz de siete centímetros de longitud en la región frontal.

Jesús ha sido condenado por el Juzgado de lo Penal al considerar que ha cometido un delito de lesiones. La sentencia es de un año de prisión y se le impone la prohibición de acercamiento a su mujer durante seis meses y un día.

La condena no es mayor ya que se le aplica la eximente incompleta de alteración psíquica, debido a que Jesús sufre un trastorno depresivo crónico de muchos años de evolución que ha afectado de forma parcial y moderada sus capacidades de conocer y su voluntad. Según un especialista ese trastorno, «implica una peligrosidad hacia él mismo y hacia los demás, que precisa un control médico del que carece desde hace años».

El Juzgado indica en la sentencia que a Jesús se le debe imponer una medida de sumisión a tratamiento externo en centro médico, adecuado a su patología, durante cinco años.