Las tres primeras madrugadas de fiesta se vivieron en la calle sin incidentes graves

E. F. V.BADAJOZ

A pesar de la marea humana que inundó las calles de Badajoz durante los tres primeros días de Carnaval, el Cuerpo Nacional de Policía explicó ayer por la mañana que no se habían producido incidentes realmente graves. La Oficina de Prensa señaló que en ninguna de las peleas que se habían producido hubo que lamentar heridos graves, una tendencia que esperaban ver confirmada en las celebraciones que aún quedaban pendientes.

Con todo, la noche del viernes al sábado se contabilizaron cuatro reyertas en la calle: la primera tuvo lugar en la calle Juan Labrado a las 22.15 horas; la segunda, en la confluencia de las calles Cáceres y Dos de Mayo a las 3.40 de la madrugada; la tercera a las 6.45 en la plaza de San Atón; y la cuarta a las 9.32 en la plaza de España.

Esa misma madrugada, al igual que en las siguientes, la Policía tuvo que atender a varias personas que sufrían importantes intoxicaciones etílicas, y también fue requerida en diversos lugares donde los vecinos se quejaban de excesivos ruidos.

Agresión a un médico

Así se cerró la primera jornada nocturna, que tuvo su continuidad la madrugada del sábado al domingo. Ya a las 21.30 horas la Policía tuvo que intervenir junto al Complejo Alcántara, donde una persona que estaba siendo atendida por la ambulancia del 112 comenzó a agredir a un médico. Finalmente los agentes pusieron orden y el paciente fue trasladado al Hospital Infanta Cristina.

Nuevas reyertas

Con posterioridad, a las 4.05 de la madrugada, ardió un vehículo que estaba estacionado en la carretera de Sevilla, junto al concesionario de Skoda. Y después hubo tres peleas: una en la plaza de España, otra en la plaza de Minayo y la tercera en San Atón. El capítulo de incidentes se cerró la madrugada del lunes con el incendio de un contenedor, hecho que ocurrió cinco minutos después de la medianoche en la calle Hermanos Maristas. Resultó dañado otro coche.