Explosión en una empresa pirotécnica cerca de Santiago de Compostela

Aunque no hay que lamentar víctimas, sí se han producido serios daños materiales

EFE | SANTIAGO DE COMPOSTELA

A las 6,23 horas de esta mañanana se ha registrado una explosión en una industria pirotécnica de Sollans (municipio de Teo), a unos diez kilómetros de Santiago de Compostela. Por el momento se desconoce si existen víctimas personales, el origen de la explosión o los daños registrados. La fuerte explosión fue escuchada en un importante radio que incluyó a Santiago, donde numerosos vecinos se despertaron alarmados por el ruido.

Según las primeras informaciones, la explosión no ha causado víctimas. No obstante, tanto fuentes de la Guardia Civil, como de Protección Civil y Emergencias han señalado que es preciso concluir las labores que realizan para asegurar la ausencia de daños personales.

Los materiales, sin embargo, fueron muy grandes en el edificio de la pirotécnica y en los más próximos, aunque la factoría se encontraba aislada de las viviendas, en la parroquia de Mazás. Aún así, casas a más de 300 metros recibieron impactos y sufrieron daños en tejados y ventanas y la explosión se escuchó en la ciudad de Santiago, a 10 kilómetros del siniestro.

La primera llamada al servicio de emergencias se recibió a las 6,23 horas de la mañana, antes de que se iniciara la jornada de trabajo en la pirotécnica, y los bomberos llegaron 18 minutos después.

Al lugar también se desplazaron efectivos de la Guardia Civil, urgencias médicas, protección civil de los Ayuntamientos de Teo y Boqueixón, así como los grupos de intervención rápida (Grumir) y Policía Local.

Alfonso Calo, propietario de la empresa pirotécnica, ha señalado que no se "explica" los motivos que provocaron el suceso. En el momento en el que se produjo la explosión, que destrozó tres de las veintisiete casetas en las que se elaboran los diferentes fuegos de artificio, no se encontraba ninguno de los tres empleados trabajando, ya que el suceso se registró a las 6,30 de la mañana y los trabajadores entran a las 8,30 horas.

Alfonso Calo recordó que su empresa cumple la ley, las medidas de seguridad y tiene todos los permisos en regla.