Álex, el novio de Soraya, eclipsa la firma de discos de la cantante cacereña

La artista derrochó simpatía y cariño entre los fans que madrugaron para verla Acercará su gira en solitario por todos los municipios que la requieran «con un caché normal»

M. J. T.CÁCERES

Dicen que se da un aire al cotizado modelo Mark Vanderloo. Lo cierto es que Álex, el novio de Soraya Arnelas, eclipsó ayer sin quererlo la firma de discos de la cantante, que tuvo lugar en el muelle del centro comercial Ruta de la Plata.

La expectación levantada por el joven entre las adolescentes fue tal, que los servicios de seguridad optaron por conducirle al interior de las instalaciones. Se acercaron, le besaron e, incluso, le pidieron autógrafos. Firmas que inmortalizó, armado de paciencia, junto a las de su novia en los libretos de 'Corazón de fuego', el primer trabajo en solitario de la azafata de vuelo de Valencia de Alcántara.

Soraya hizo madrugar ayer a sus seguidores. La cita estaba prevista a las diez de la mañana. Y allí estaban ellos, fieles a la rubia de ojos claros, tez cristalina y voz redonda. Toñina Regidor no perdió la ocasión para ver, una vez más, a su admirada 'triunfita'. Esta chica de 15 años tuvo el privilegio de asistir el viernes por la tarde a la rueda de prensa que la cantante dio ante los medios de comunicación de Cáceres. Era la ganadora de un concurso radiofónico, que le otorgó la oportunidad de asistir al acto y fotografiarse con Soraya. «Me encanta», aseguró la estudiantes del IES Norba con la voz quebrada por la emoción.

Canciones en directo

Ya se encargó de avanzarlo ella misma. Las firmas de discos de Soraya no son firmas al uso; sino «miniconciertos». Eso fue, precisamente, lo que ayer regaló a sus fans. Canciones en directo de 'Corazón de fuego', trabajo con el que acaba de conseguir el disco de platino.

Apareció luciendo su nuevo 'look', con el flequillo recto sobre la frente. Y regaló al público gestos de complicidad. No dudó en colocarse una diadema con cuerdos de diablesa que le acababa de entregar una admiradora de Plasencia. Brindó, además, sonrisas, besos, firmas y fotos.

Al final, el tiempo se portó. Hay que recordar que Soraya se vio obligada a modificar su agenda, ya que la firma de discos estaba prevista para el viernes por la tarde. Pero la lluvia caída durante toda esa mañana llevó a los organizadores a aplazar el acto hasta el sábado.

Lo de ayer fue sólo un aperitivo porque la finalista de Operación Triunfo y su productora -de Kike Santander- quieren hacer sonar las canciones por todos lados, pueblo a pueblo. «Este año voy a intentar llegar a todos los sitios que me pidan con un caché normal para que los ayuntamientos se lo puedan permitir», declaró la artista, quien confiesa estar viviendo un momento feliz.