El vial de Los Pitufos a García Lorca estará cerrado durante dos meses

El veto al tráfico se debe a la obra del colector que se está ejecutando en el solar del nuevo cuartel de la Policía Local El cambio en la circulación provoca importantes atascos

PILAR ARMEROPLASENCIA

Los conductores que tengan que dirigirse a la zona norte de la ciudad tendrán que tener paciencia al volante. La razón no es otra que el hecho de que el vial que conduce de la urbanización Los Pitufos a la avenida Federico García Lorca va a estar cerrado al tráfico al menos durante dos meses, según indicó ayer el Concejal de Seguridad Ciudadana, Blas Raimundo. El corte se ha tenido que realizar por necesidad de las obras del colector que la empresa 'Coto y Data' está ejecutando en el solar de La Mazuela, en el que también se está construyendo el nuevo edificio para la Policía Local.

Esta vía se cerró la semana pasada y lo cierto es que desde entonces está creando cada día una difícil situación de tráfico para quienes se dirigen al norte urbano. El panorama se ha recrudecido esta misma semana con los cortes de circulación que se están produciendo en la carretera del Valle (N 110 Plasencia / Soria) donde trabajadores de Demarcación de Carreteras están acondicionando las cunetas y la señalización y se ven obligados a parar intermitentemente el tráfico con el fin de extremar la seguridad y facilitar la labor a los operarios.

Los trabajos en ambas vías son el origen de los atascos que se producen en torno a las glorietas de Adolfo Suárez y la N 110, sobre todo a partir de las dos de la tarde. Víctimas especiales de este caos son quienes se dirigen al norte urbano, no ya porque sean residentes, sino porque tienen que utilizar servicios como los institutos, colegios, el edificio de oficinas de la Junta de Extremadura, la Ciudad Deportiva, el Hospital Virgen del Puerto o el centro de Valcorchero, entre otros. Además, la glorieta de Adolfo Suárez da paso a los barrios de Miralvalle, Rosal de Ayala, avenida del Valle, Mazuela, Dolores Ibarruri, Gabriel y Galán o Avenida de Extremadura.

Precisamente quienes tienen como destino este último área son los vecinos que llevan una semana utilizando rutas alternativas que les conducen a donde quieren llegar, pero les obligan a transitar por el casco urbano y a emplear más tiempo del ordinario en sus desplazamientos.

Afectados son también quienes se dirigen hacia las comarcas del Valle del Jerte y la Vera, a las que da salida la rotonda de la Nacional 110.

No es la primera vez que este punto clave en el mapa urbano registra atascos, ya que en condiciones normales, sin obras por medio, es uno de los que acumula más circulación, sobre todo a la hora punta de entrada y salida del trabajo. En octubre del año pasado se produjo una situación similar, cuando el Ayuntamiento abrió una zanja al final de la calle Obispo Don Adán para conectar el colector de la urbanización Los Pitufos con el del Camino de las Huertas. El objetivo era acabar con las inundaciones que sufría la zona cada vez que llueve con cierta intensidad.

Ese mismo propósito es el que se persigue ahora con la construcción del colector por parte de la empresa privada.