El Salugral amplía la oferta de ocio termal del norte extremeño

En la provincia de Cáceres pronto habrá que sumar al balneario de Baños de Montemayor y al de Valdastillas el complejo de Termahostur S. L., que abrirá sus puertas este mes. La inversión en este resort, que incluye también un hotel de cuatro estrellas e instalaciones deportivas, asciende a 7,5 millones de euros

ANA B. HERNÁNDEZPLASENCIA

Después de años liderando en solitario la oferta termal en la zona norte extremeña, el balneario de Baños de Montemayor será en este 2006 el tercero de la comarca placentina. Este mes abrirá sus puertas el de Valdastillas (Jerte) y el próximo marzo, el complejo termal de El Salugral, en el término municipal de Hervás.

Así lo anunció ayer el consejero delegado de Termahostur, S. L., Carlos Yubero Ferrero, quien recordó que El Salugral será, sobre todo, una finca de recreo con «el mejor balneario de España» como seña de identidad, pero con otros muchos atractivos que han conllevado un incremento en su inversión hasta los 7,5 millones de euros.

Termahostur, participada en un 51% por Hotel Balneario S. A. y en un 49% por Fomento de Extremadura, abrirá su gran complejo en marzo -nueve meses después de lo previsto- en la finca de El Salugral de 70.000 metros cuadrados, en la que, además del balneario, habrá un hotel de cuatro estrellas, con 37 habitaciones dobles, dos suites y una suite junior, restaurante, terrazas y diversas instalaciones deportivas para niños y adultos, entre las que habrá piscinas, pistas de tenis y pádel y un circuito de footing.

Además, las obras que se ejecutan recuperarán también el arbolado y los jardines de la finca, la antigua capilla de El Salugral y el balneario originario, que se reservará para curas hidropínicas. Se mantendrán, por tanto, los tres manantiales de aguas mineromedicinales, declaradas de utilidad pública.

Pero esto será sólo en una primera fase, ya que Termahostur contempla ejecutar una segunda en el 2008 que supondrá la ampliación del complejo con otras 34 habitaciones dobles en el antiguo aulario y cine de El Salugral, hasta alcanzar la cifra total de 74 habitaciones, así como con un salón de convenciones y eventos con capacidad para 500 personas, al otro lado del río, tal como ayer confirmó Carlos Yubero.

El atractivo lúdico

La característica fundamental de la iniciativa de Termahostur, «lo que la diferencia del resto de los balnearios extremeños», en palabras del consejero delegado de la empresa, es que su oferta de tratamientos será, por encima de todo, lúdica.

Ofrecerá también un uso terapéutico -como pueden ser los baños, los chorros y los tratamientos respiratorios con aguas sulfuradas- pero el balneario de El Salugral ofertará, en mayor medida, tratamientos de relajación, bienestar y belleza. Desde depilación, manicura, pedicura y aplicaciones de algas, hasta cromoterapia, arsonvalización y aromaterapia, entre otras, «que se desarrollarán en dos piscinas, en una interior activa y en otra exterior, que tendrá acceso desde el interior, será climatizada y con un jacuzzi incorporado», agregó Carlos Yubero.

El consejero delegado de Termahostur indicó, asimismo, que el futuro complejo será inaugurado en mayo, aunque comience a funcionar en marzo, y que pretende ser «una finca de recreo a la que pueda acudir cualquier persona que quiera sin necesidad de tener que alojarse en el hotel; simplemente se podrá acudir a El Salugral para disfrutar de un día diferente».

Este resort de la zona norte extremeña creará «un total de 17 puestos de trabajo fijos, más numerosos puestos eventuales, así como los indirectos que genera cualquier iniciativa de este tipo», destacó Carlos Yubero, quien aseguró que los estudios realizados por Termahostur estiman que la ocupación del resort rondará el 65% en su segundo año de funcionamiento y contará con una ocupación media del 35% durante el primer año.

Asimismo, los mismos estudios realizados por la empresa estiman que los clientes de la región superarán el 30% de ocupación anual, mientras que el 70% restante corresponderá a público de fuera de Extremadura, fundamentalmente de Madrid, la comunidad autónoma que, año tras año, más turistas aporta a la zona norte cacereña.