El Valle del Jerte continúa su prevención contra la droga

La Agrupación de Cooperativas de la Mancomunidad acogió ayer las VII Jornadas Comarcales de Madres y Padres

J. J. P. J. J. P.VALLE DEL JERTE<br> <br> VALLE DEL JERTE

La información sigue siendo la mejor arma contra la droga. Ésta fue una de las premisas que en el día de ayer se trataron en las VII Jornadas Comarcales de Madres y Padres, celebradas en las dependencias de la Agrupación de Cooperativas de la Mancomunidad del Valle del Jerte, ante un centenar de asistentes de los once pueblos que la integran.

El programa de Prevención de Drogodependencias -una de las actividades del Servicio Social de Base (SSB)- eligió como lema 'Los tiempos cambian, ¿y tú?'. En este sentido, «se pretende incentivar a la gente para que nadie se quede rezagado pensando que el tema ya ha sido lo suficientemente tratado», comentó Deli Prieto, técnico en prevención de drogodependencias, a la vez que abogó por «avanzar rápidamente y remodelar las mentalidades ante la situación actual y las distintas realidades familiares».

Satisfacción inmediata

La presencia de Juan Carlos Martín Araujo, secretario técnico de la Consejería de Sanidad y Consumo inauguró las ponencias con una llamada de atención a los valores actuales de la sociedad, «positivos para ciertas cosas y negativos para otras», más allá de una constelación de factores que no siempre son controlables. Así,, «el hedonismo actual y la rapidez para conseguir los efectos determinan el consumo de drogas en sus distintas variantes, tanto legales como ilegales».

Él mismo calificó como fundamental reuniones de este tipo, «que pueden provocar un cambio social». A este respecto se refirió a la Ley antitabaco y las transformaciones en la percepción ciudadana, «en medio de un compromiso, modificaciones en los valores sociales, esfuerzo individual y tiempo». Un trabajo cuyos efectos tienen que proyectarse en el futuro, «merece la pena si somos capaces de conseguir que uno de nuestros hijos no tenga problemas con las drogas, o con conductas de riesgo», sentenció.

Docencia y familia

El ámbito escolar yla adolescencia fueron sectores analizados por las educadoras sociales Sonia Manzano y Victoria Muñoz. Susana Martín presentó el programa de la FAD, 'Prevenir para vivir', mientras que Elena Martín incidió en los vínculos afectivo-familiares como clave para la prevención.

La técnico coordinadora Estrella de Miguel agradeció, el seguimiento de unas jornadas «que repiten afluencia, pero no contenidos» y el presidente de la Mancomunidad, Ángel Rama propuso que se realice más de una al año. Información y comunicación sigue siendo las mejores armas contra la droga. Éstas fueron algunas de las premisas tratadas ayer en las VII Jornadas Comarcales de Madres y Padres, dentro de las dependencias de la Agrupación de Cooperativas de la Mancomunidad del Valle del Jerte y ante un centenar de asistentes de los once pueblos que la integran.

El programa de Prevención de Drogodependencias -actividad del Servicio Social de Base (SSB)- eligió como lema 'Los tiempos cambian, ¿y tú?'. En este sentido, «se pretende incentivar a la gente para que nadie se quede rezagado pensando que el tema ya ha sido lo suficientemente tratado», comentó Deli Prieto, técnico en un proyecto que arrancase en 1992, a la vez que abogó por «avanzar rápidamente y remodelar las mentalidades ante la situación actual y las distintas realidades familiares».

Satisfacción inmediata

La presencia de Juan Carlos Martín Araujo, secretario técnico de la Consejería de Sanidad y Consumo inauguró las ponencias con una llamada de atención a los intereses actuales de la sociedad, «positivos para ciertas cosas y negativos para otras», más allá de una constelación de factores que no siempre son controlables. Así, «el hedonismo actual y la rapidez para conseguir los efectos determinan el consumo de drogas en sus distintas variantes, tanto legales como ilegales».

Él mismo calificó como fundamental reuniones de este tipo, «que pueden provocar un cambio social». A este respecto se refirió a la Ley antitabaco y las transformaciones en la percepción ciudadana, «en medio de un compromiso, modificaciones en los valores sociales, esfuerzo individual y tiempo». Un trabajo cuyos efectos tienen que proyectarse en el futuro, «merece la pena si somos capaces de conseguir que uno de nuestros hijos no tenga problemas con las drogas o con conductas de riesgo», sentenció.

Docencia y familia

El ámbito escolar y la adolescencia fueron sectores analizados por las educadoras sociales Sonia Manzano y Victoria Muñoz. Susana Martín presentó el programa de la FAD, 'Prevenir para vivir', mientras que Elena Martín incidió en los vínculos afectivo-familiares como clave para la prevención.

La técnico coordinadora Estrella de Miguel agradeció, el seguimiento de las jornadas «que repiten afluencia, pero no contenidos» mientras que el presidente de la Mancomunidad, Ángel Rama, propuso que se realice más de una al año.