Bruno se fue detrás de un gato

J. L. G.BADAJOZ

El despertar de sus instintos perrunos le jugó una mala pasada a Bruno, que es como se llama el perrito teckel de diez meses que se quedó sin dueño la semana pasada y apareció solo y perdido en plenas rebajas en una tienda de deportes de la calle Menacho. El propietario lo localizó a través de la foto publicada en este diario el sábado, cuando el veterinario Pedro Carretero, de la clínica Pardaleras, lo recogió hasta que apareciera su dueño o una nueva familia en el caso de que hubiera sido abandonado. No ha sido así. Según Pedro, «el dueño estaba por la zona de El Corte Inglés, el perro vio un gato y salió disparado detrás de él». Perro y amo se perdieron de vista. El cachorro acabó en el interior de la tienda Décimas de la calle Menacho y éste estuvo buscándolo todo el día, pero para desesperación del dueño las pistas eran falsas, ya que le conducían hacia la zona de la U.V.A. y el Gurugú, donde algunos vecinos afirmaban haber visto un perro parecido merodeando como perdido. Cuando una lectora de HOY le dijo donde estaba, el dueño se presentó en la clínica el mismo día en que su mascota se había hecho famosa en este periódico por salir de rebajas sin compañía.