Lleno en las bibliotecas

El campus de Badajoz cuenta con un puesto de lectura por cada siete alumnos, por lo que en época de exámenes las bibliotecas se desbordan

ROCÍO SÁNCHEZ RODRÍGUEZ ELENA DURÁN JORGE MOLINA SONIA MACÍASBADAJOZ <br> <br> <br> <br>21 AÑOS <br> <br>22 AÑOS <br> <br>23 AÑOS

El campus universitario de Badajoz cuenta con un puesto de lectura por cada siete alumnos, es decir, que en época de exámenes, cuando a los universitarios se les unen los opositores y los estudiantes de bachillerato, las bibliotecas se desbordan y los jóvenes se topan frecuentemente con la falta de espacio en estas salas de estudio.

Así se deduce de los datos aportados por la Universidad de Extremadura, que afirma que en la actualidad hay un total de 10.869 universitarios cursando alguna carrera en el campus de Badajoz, mientras que las seis bibliotecas con que cuenta este distrito dan cabida a 1.534 personas. «Tenemos la biblioteca central, que tiene 721 plazas, y después cinco salas más que se ubican en la facultad de Educación, en la de Medicina, en la escuela de Ingenierías Industriales y en la facultad de Biblioteconomía y Documentación», explicaba Ángeles Ferrer, la directora del servicio de Bibliotecas del campus de Badajoz.

«Hay que venir pronto»

Los estudiantes manifiestan que es fundamental acudir a primera hora de la mañana para asegurarse un sitio, tanto en el campus como en la biblioteca municipal Bartolomé J. Gallardo, donde la falta de espacio también es un problema habitual cuando se avecina el mes de febrero. «Aquí o llegas pronto o te tienes que marchar para casa porque ya no hay un solo hueco ya que habrá sitio para unas 40 personas más o menos, y los fines de semana hasta se forman colas antes de que abran», comentaba Elena Durán, de 21 años, estudiante de Administración y Dirección de Empresas y que suele visitar la biblioteca del centro. «Muchas veces la solución es irte hasta la biblioteca central del campus, pero eso te da más pereza porque tienes que coger el autobús, además allí tampoco suele haber sitio si llegas tarde», apuntaba Jorge Molina, de 22 años y estudiante de Pedagogía.

Sonia Macías, opositora a Policía Local, expresaba desde la biblioteca central del campus que «no hay problemas de iluminación, ni de calefacción ni de material ni de nada, la biblioteca está muy bien, sólo que no cabemos todos cuando llegan los exámenes», apostillaba.

Amplitud de horarios

Otra de las quejas que expresaban los jóvenes es la falta de horarios en estas salas de estudios. «En otras ciudades, como Sevilla, las bibliotecas están abiertas toda la noche en época de exámenes porque los universitarios lo necesitan. Creo que por lo menos la deberían dejar funcionando hasta las doce de la noche, nos harían un gran favor», aseguraba Jorge Molina.

Sin embargo, tal y como explicaban desde el servicio de Bibliotecas del campus de Badajoz, «esta opción no es posible ya que no contamos personal suficiente. En época de exámenes lo que hacemos es abrir los fines de semana. El pasado fue el primero y esta norma durará hasta el próximo 12 de febrero. Para cubrir estas horas de trabajo lo que hacemos es pagar un dinero extra a aquellas personas que trabajan en este servicio, que son un total de 31, y que se presentan voluntarias para trabajar el fin de semana».

«Hasta el momento no hemos tenido problemas, pero no creo que haya voluntarios para quedarse toda la noche», indicaba Ángeles Ferrer.

«Con los vigilantes de seguridad no hay problemas, ya que ellos tienen que estar esté o no abierto el edificio», apostillaba. «Yo pienso que necesitaríamos un edificio nuevo en la ciudad mucho más grande que el que tenemos porque no puedes estar haciendo cola para ponerte a estudiar». «A los estudiantes universitarios nos gusta estudiar en la biblioteca y solemos apurar hasta última hora, así que yo creo que los horarios deberían ser mucho más flexibles». «Cuando llegan los exámenes de febrero siempre hay falta de sitio porque somos muchos los opositores que nos venimos al campus para preparar nuestro temario».