«Cuantos más negocios abran en Arturo Barea, mejor para todos»

R. R.BADAJOZ

María Mangas y su marido, Juan Fernández, abrieron hace cinco años el café-bar Versalles en la calle Arturo Barea. En este tiempo han visto cómo comenzaban nuevos negocios en la calle, algo que -según piensa Mangas- les ha beneficiado, y ellos se ha consolidado como bar de desayunos y, sobre todo, de aperitivos. Su plato estrella: los pinchitos morunos.

-¿Cómo se lanzaron a la aventura de montar un bar?

-Siempre nos había gustado el bar. Antes, siempre había trabajado para otros y quería trabajar para mí.

- ¿Cómo se organizan el trabajo?

- Mi marido, Juan Fernández, está en la cocina por las mañanas y yo en la barra. Nos relevamos al mediodía. A las cuatro de la tarde él sale a la barra y yo me voy a casa.

- ¿En casa la cocina es tuya y en el bar de su marido?

- Sí, exactamente.

- ¿Qué cree que busca la clientela en el café Versalles?

- El trato, que es muy cercano, agradable y familiar. Pienso que están a gusto. Además, en la cafetería se puede fumar.

- ¿Han tenido algún problema con los no fumadores?

- No, ninguno.

- ¿Cuáles son sus especialidades?

- Los aperitivos y los desayunos. El aperitivo que tiene más éxito son los pinchitos morunos.

- En estos cinco años la calle Arturo Barea ha experimentado un crecimiento importante, ¿cómo les ha afectado?

- Hombre, ha ido a mejor. Cuanto más negocios abran, mejor para nosotros, para el negocio y para todos. No nos ha ido nunca mal, aunque antes estaba esta zona muy solitario. Pienso que cuantos más negocios abran, mejor para todos, porque hay más ambiente en la calle.