Las oficinas turísticas municipales registran un 19% más de visitas

¿Cuántos turistas pasaron por Cáceres el año pasado? Entre los cinco puntos de recuento que dependen del Ayuntamiento, un total de 403.471. Esos cinco lugares son la Torre de Bujaco, el Centro de Interpretación Cáceres Galarza, el Palacio de La Isla, la oficina de turismo de la calle Ancha y la de los guías, ubicada en la Plaza Mayor.

La cifra supone un aumento del 19 por ciento respecto al ejercicio anterior, en el que las sedes dependientes del Consistorio contaron 326.000 visitantes, según los datos proporcionados por Manuel Rodríguez Cancho.

Del total de personas que eligieron la capital como destino y pasaron por alguna de las instalaciones antes reseñadas, el noventa por ciento eran españoles. De ellos, 32 eran extremeños, 18 madrileños y 17 andaluces. Les siguen los catalanes, que representan el 6,5 por ciento del turismo nacional que pasa por Cáceres, los castellano-leoneses (el 5,3 por ciento) y los vascos (5,1).

Entre los extranjeros, la mayoría proceden de países de la Unión Europea, por este orden: franceses, portugueses, alemanes, británicos e italianos. Al margen de este espacio común, destacan los estadounidenses, mexicanos, argentinos, chilenos y japoneses.

«En la comparación con el año pasado, destaca el gran ascenso de los visitantes nacionales, sobre todo los extremeños, aunque también los de Castilla La Mancha y Murcia», analizó el concejal. Por contra, ha bajado el número de turistas catalanes, madrileños y andaluces. El edil subrayó también la evolución positiva en la cantidad de turistas procedentes de la Unión Europea, que ha aumentado un cinco por ciento, y en la de japoneses.

En cuanto a las pernoctaciones, el 24 por ciento de quienes pasan por la capital lo hacen durante unas horas y no se quedan a dormir. De entre los que sí lo hacen, la mayoría opta por una noche, mientras que 19 de cada cien reservan dos, el nueve por ciento pasan tres y el seis por ciento lo alargan al menos cuatro. La monumentalidad sigue siendo el principal reclamo, junto a la gastronomía.