Maragall pronostica que habrá sufrimientos, pero que «todo acabará bien»

P. DE LAS HERASY COLPISA MADRID Y BARCELONA

Pasqual Maragall se mostró convencido, pese a la tormenta crítica de los nacionalistas, que al final habrá acuerdo sobre el Estatuto de Cataluña, aunque por el camino «todavía sufriremos un poco». El optimismo del presidente de la Generalitat obedece en parte a que el Gobierno catalán cree que aún hay margen para perfeccionar la última propuesta de financiación presentada por el PSOE.

El consejero de Economía del ejecutivo autonómico, Antoni Castells, aseguró que tratará de «mejorar» la cesta de impuestos que ofreció el jueves el portavoz socialista, Alfredo Pérez Rubalcaba; pero advirtió de que esa mejora no tiene porqué implicar porcentajes «llamativos» sobre determinados tributos.

El resultado final, apuntó, tendrá que ser valorado «en su conjunto» y dependerá también de los ingresos que se obtenga Cataluña por «otros conceptos». Maragall aprovechó una visita a la localidad barcelonesa de Sant Joan Despí para hacer gala de su optimismo y pronosticó que la negociación «acabará bien».

El jefe del Ejecutivo autónomo señaló que «las cosas van como tienen que ir», a pesar de los recelos mostrados por Esquerra, CiU e Iniciativa por la concepción del Gobierno de Rodríguez Zapatero de la definición de Cataluña y de la financiación.

Sobre este último apartado, Castells se mostró confiado en que el acuerdo será posible en los próximos días porque las posiciones «se están acercando» y porque los planteamientos puestos por el Gobierno sobre la mesa son «razonables».