El PSOE reclama un acuerdo para el Estatut "ya" pero se mantienen diferencias internas

El presidente del Gobierno ha reclamado a las fuerzas políticas catalanas un "último esfuerzo" en la fase final de la negociación

EFE | MADRID
El PSOE reclama un acuerdo para el Estatut "ya" pero se mantienen diferencias internas

Los socialistas han apoyado en el Comité Federal a José Luis Rodríguez Zapatero en la negociación de la reforma del Estatut aunque le han reclamado que se llegue a un acuerdo "ya". El Estatut también ha dejado ver las diferencias que existen en el seno socialista. Los extremeños critican el texto mientras Maragall exige que Cataluña se reconozca como nación y De Madre avisa de que ha habido "alguna inhibición".

El Comité Federal del PSOE -máximo órgano de dirección del partido entre congresos- se ha reunido esta mañana en la sede de la calle Ferraz con las ausencias del ministro de Industria, José Montilla, y del presidente de Extremadura, Juan Carlos Rodríguez Ibarra -ambos por prescripción médica-, y la del titular de Defensa, José Bono. Zapatero agradeció al Comité Federal el apoyo recibido para culminar con éxito las negociaciones sobre el Estatut y rechazó que los ciudadanos puedan tener un sentimiento de desconfianza hacia Cataluña a consecuencia de este debate.

Reclamó a las fuerzas políticas catalanas un "último esfuerzo" en la fase final de la negociación y aseguró que el PP estará obligado en el futuro a hacer una "autocrítica" por no estar en la negociación. Además, instó a Cataluña a "crecer hacia afuera, y no sólo hacia adentro", y señaló que si bien hay que reconocer su identidad, no debe "permanecer enfrascada" sólo en eso porque "tiene muchas oportunidades por delante abriéndose al mundo".

Los extremeños, los más críticos con el Estatut

Los socialistas extremeños fueron los más críticos con el proceso de negociación del Estatut al considerar que no era presentable el texto llegado de Cataluña y calificar de insostenible que se pretenda regular la financiación mediante la balanza fiscal. Esa fue la posición defendida por Francisco Fuentes, cuya intervención fue la más dura -según fuentes asistentes a la reunión-, y en ella aseguró que el texto debía haberse enviado mucho más pulido al Congreso para evitar los esfuerzos que ahora están siendo necesarios para acomodarlo a la Constitución. Hubo críticas similares por parte del también socialista extremeño Ramón Ropero, y del dirigente del PSOE madrileño José Acosta.

Maragall cree que ya puede decirse que Cataluña es una nación

Por su parte, el presidente de la Generalitat y del PSC, Pasqual Maragall, proclamó que Cataluña es una nación y que "ahora puede decirse" después de 23 años de "aguantar con dignidad". "Cataluña es una nación en el marco de la nación de naciones que es España", sentenció y recordó que así lo defendió siempre el socialismo castellano-leonés de Anselmo Carretero. Maragall sostuvo que tras la "generalización" del concepto de nacionalidad a otras autonomías, más allá de Cataluña, País Vasco y Galicia, hay que "volver a poner las cosas en su sitio" e incluso citó la fórmula planteada por el presidente del Consejo de Estado, Francisco Rubio Llorente, de "comunidades nacionales".

De Madre reconoce que ha habido "alguna inhibición"

La vicepresidenta del PSC, Manuela de Madre, coincidió al afirmar que en el Comité se han producido muchas intervenciones reclamando "Estatuto sí, pero ya", aunque reconoció que ha habido "alguna inhibición" y que "hay silencios que, a veces, son elocuentes". Fuentes socialistas comentaron que De Madre aseguró también que "parar ahora las negociaciones", como hace unos días proponía el presidente extremeño, Juan Carlos Rodríguez Ibarra, y pactar con el PP "sería traicionar al proyecto socialista y a los electores".