El tamaño sí importa

PEPE ORANTOS

Una sexóloga italiana ha elaborado un estudio en el que afirma con rotundidad que tener una televisión en el dormitorio conyugal reduce considerablemente la frecuencia de las relaciones sexuales.

Este estudio, realizado entre 523 parejas italianas, concluye que aquellas que tienen un aparato de televisión frente a la cama hacen el amor la mitad de veces que aquellos que no.

Aunque Serenella Salomoni, que así se llama la sexóloga italiana, especifica incluso el tipo de programación que reduce directamente en la líbido de los televidentes (las películas violentas en ellos y las de miedo en ellas), yo me quedo con la versión de una oyente de Luis del Olmo, ayer en Punto Radio.

La señora que llamó a Protagonistas mantenía que, en realidad, lo que era inversamente proporcional a la frecuencia con la que hacía el amor con su marido era el tamaño de la televisión.

Ella, que acababa de meter en casa un plasma de 42 pulgadas, manifestaba con resignación que su vida sexual había perdido mucho pero que, eso sí, se había convertido en toda una experta en programación televisiva.

Si tenemos en cuenta que los televisores gigantes han sido uno de los regalos estrella de estas navidades, me da la impresión de que a estas alturas hay más de una pareja que ya no cumple la media de relaciones que llevaba el año pasado.

A partir de ahora, todo aquel que presuma de las pulgadas de su pantalla deberá acreditar también que sus otras pulgadas no han perdido la efectividad que tenían antes de que dijera adiós al tubo catódico.

Por si acaso, aquellos que no resistan la tentación de introducir un televisor en su dormitorio, deberían atender a las dos teorías expuestas anteriormente y no abusar de las películas violentas y de miedo y, sobre todo, no pasar nunca de una pantalla de catorce pulgadas.

http://blogs.hoy.es/pepeorantos