Las ganas no son suficiente

El dinero, el local, los músicos, la coordinación, los ensayos y, sobre todo, la inexperiencia son las trabas con las que topan las murgas nuevas Algunos grupos se quedan en el camino, como la murga 'Yatelodiré' que finalmente no subirá al escenario del López de Ayala este año

MIRIAM FERNÁNDEZ RÚABADAJOZ

Detrás de cada concurso de murgas, el gusanillo pica a muchos seguidores del Carnaval. Es en febrero cuando los indecisos dan el paso y se ponen manos a la obra para verse al año siguiente sobre el teatro López de Ayala. En ese momento, lo único que tienen son las ganas de ser murgueros pero esto no es suficiente.Organización, coordinación, compromiso, tiempo, dinero, local de ensayo, instrumentos, músicos, compases, letrillas, disfraz, escenario, la revista y, sobre todo, la inexperiencia son algunas de las trabas que tienen que salvar las murgas nuevas hasta lograr su objetivo, llegar al certamen con una actuación digna.

La formación de una murga es un camino lleno de dificultades que la mayoría superan con humor aunque algunas se quedan en el camino. Es el caso de la murga 'Yatelodiré', inscrita oficialmente en el concursos de murgas 2006, que se ha disuelto antes de llegar al teatro pese a que ya tenían definido el grupo, el disfraz e incluso el repertorio. Así las cosas, finalmente serán 30 murgas las que participarán en el concurso, y de ellas, seis agrupaciones se estrenarán, eso sí, algunas con más bagaje que otras. A un mes justo de que comience el concurso de murgas, las agrupaciones nuevas relatan sus periplo para ponerse en marcha.

«El primer problema se planteó cuando decidimos formar la murga porque todo el mundo tenía muchas ganas pero al final Juan Pablo y Juanito han sido los que han tirado del carro», contaba ayer la murga 'Pa cuatro días, los chicos de Biatore calientan sus motores'. Esto mismo les pasó a 'Las Nenukas', la murga femenina que nació en un foro de Internet. «No ha sido fácil porque somos cada una de una manera y como mujeres que somos todas queríamos mandar» y añaden, «la dificultad mayor que hemos encontrado ha sido la inexperiencia, hemos tenido que ir superando poco a poco los impedimentos que nos hemos ido encontrando».

Formado el grupo, la retahíla de escollos a superar son innumerables, desde encontrar un local de ensayo, hacerse con los instrumentos, consensuar el disfraz y el repertorio, encontrar tiempo para los ensayos y dinero para sacar la actuación adelante. «¿Dificultades? Todas: el presupuesto, encontrar músicos, trabajar en equipo...Pero lo que nos ha resultado más complicado ha sido encontrar un local, un sitio donde reunirnos porque no está el tiempo como para ensayar en la calle», relata 'La murga del parque', agrupación que ha tenido que cambiar tres veces de local hasta que ha dado con el definitivo. Lo mismo les ha ocurrido a 'Los Chungos': «la asociación de vecinos de San Fernando nos cedió su local pero era compartido y en la recta final necesitamos ensayar todos los días, así que por 400 euros hemos alquilado un local en Gévora».

¿Cuándo ensayamos?

El tiempo es otra de las dificultades que no se le ha pasado mencionar a ninguna de las nuevas agrupaciones, aunque se trata de un problema que poco que tiene que ver con su carácter de novatos porque, en general, a todas las murgas les cuesta compatibilizar los ensayos con el diario. «La murga quita mucho tiempo. El 60 por ciento de la murga estudia y está de exámenes, el resto trabaja, y mantener a la murga unida en estas condiciones es difícil», dicen 'Los Chungos' que coinciden con 'La murga del parque' «es muy complicado quedar porque cada uno tiene su horario» y con 'Los chicos de Biatore' «buscar tiempo para ensayar es muy difícil porque no sólo depende de ti, la familia, la novia tampoco están acostumbrados».

Los músicos y los instrumentos son barreras comunes a superar por las agrupaciones nuevas. El caso más pintoresco es el de 'Las Nenukas': «El bombo nos lo ha regalado 'Papaeu' -Eugenio Domínguez de los Marwan- y entre muchas murgas han enseñado a Lourdes a tocarlo, que no tenía ni idea». En el caso de 'Los Chungos', «sólo dos sabían lo que era un pasodoble y un cuplé y tuvieron que empezar a componer los ritmos escuchando las actuaciones de otras murgas».

Con tablas, pero de fuera

Dentro de las murgas nuevas hay dos: 'Merlín, capital de Alemania' y 'Los Afisionaos' de Olivenza que tienen tablas como murgueros pero que cuentan con la dificultad añadida de ser agrupaciones de fuera que, cuanto menos, deben adaptar sus repertorios al contexto local de Badajoz. Los chicos de 'Merlín' llevan tres años participando como murga en el carnaval de su pueblo y este año han decidido venirse a Badajoz: «Hemos rodado en Llerena pero el concurso de Badajoz es diferente y además sólo podemos ensayar los fines de semana porque la mayoría están estudiando fuera». Por su parte, 'Los Afisionaos' están compuestos por murgueros veteranos (eran 'Los Bollicaos' del 2003 y 'Los Hermanos Bote' del 2004) con incorporaciones nuevas. «No hacemos repertorios distintos para Olivenza y Badajoz pero sí tenemos que hablar de temas más generales o contar con algún pasodoble dedicado a cada sitio», relata la murga.