En el entorno de Caleros deberán ser subterráneas todas las conducciones

El Ayuntamiento exigirá a las empresas que entierren sus cableados

REDACCIÓNCÁCERES

El alcalde de Cáceres, José María Saponi, que visitó ayer las obras de renovación del pavimento en las calles Caleros, Villalobos y su entorno, anunció que el Ayuntamiento exigirá a las empresas que entierren su cableado, una vez instaladas las nuevas conducciones subterráneas en la zona.

Saponi explicó que, además de renovar el pavimento con arreglo a las características del entorno monumental, se ha aprovechado para instalar en todas estas calles las nuevas conducciones para que pueda desaparecer de las fachadas el cableado y servicios como la fibra óptica o la electricidad puedan ir por el subsuelo, junto a unas también modernas conducciones de agua y saneamiento.

El alcalde insistió en que el objetivo es que los habitantes de calles tan significativas de la parte antigua de Cáceres tengan los mismos servicios y comodidades que los que habitan en la zona moderna y de expansión.

Fondos europeos

Estas obras, con un presupuesto de un millón de euros, forman parte del compromiso del equipo de Gobierno de renovar de forma integral todo el entorno del conjunto monumental y corresponden a un proyecto presentado a la Unión Europea (Interreg III A) y cuyo importe corresponde al 50 por ciento a fondos municipales y fondos europeos, informa Efe.

El alcalde insistió en este punto y aseguró que cuando se dice desde el equipo municipal de Gobierno que no quieren subir los impuestos es porque se está haciendo otro trabajo que permite sacar fondos, «estamos haciendo buenos proyectos que acepta la UE», indicó. Según Saponi, son unas obras «para la historia» porque se está actuando en un entorno con dificultades debido a las características del pavimento, ya que «hay que ir piedra a piedra y hacer un trabajo de filigrana», dijo, y anunció que finalizarán en un plazo no superior a tres o cuatro meses. Las obras incluyen la renovación del pavimento de empedrado existente por losas de granito para los acerados y nuevo empedrado para la calzada, así como la reconstrucción de muros y fachadas y afectan a las calles Fuente Concejo, Arco del Cristo, Caleros, Hornillos, Cuesta del Maestre, Villalobos Alto y travesía, Plaza del Socorro, San Roque, Villalobos bajo y Arco de España.

En cuanto a las obras de Miralrío, manifestó que el plazo para su finalización se prevé también en tres o cuatro meses, una vez resuelta la problemática existente para disponer de uno de los inmuebles expropiados.