Diez voluntarios enviados por Felcode ayudarán en Bolivia y Ecuador a desarrollar el municipalismo

C. M.CÁCERES

Son diez especialistas en diversos aspectos que tienen que ver con las administraciones locales y que van a viajar a Bolivia y Ecuador para enseñar a los dirigentes y técnicos de poblaciones indígenas cómo implantar políticas que permitan el desarrollo de municipios y mancomunidades, siguiendo el ejemplo español.

El Fondo Extremeño Local de Cooperación al Desarrollo (Felcode) ha creado un programa financiado con 24.000 euros por las diputaciones de Cáceres y Badajoz por el cual los voluntarios permanecerán un mes en estos dos países, de los más pobres de América Latina.

El diputado provincial cacereño responsable de Cooperación Internacional, Miguel Ángel Morales, explicó ayer que el trabajo se centrará en varias localidades con las que Felcode lleva ya tiempo trabajando, una colaboración que se ha concretado en programas de ayuda y la visita de varios alcaldes a Extremadura, donde han podido conocer de primera mano la estructura y el funcionamiento de las administraciones locales, un modelo que se están intentando exportar a estas comunidades indígenas.

En total se presentaron 40 solicitudes para cubrir las diez plazas ofertadas en una convocatoria que se dio a conocer a los 120 municipios que forman Felcode. Han sido seleccionados para Bolivia expertos en desarrollo local, gestión cultural, turismo rural, nuevas tecnologías de la información y ecoturismo, en concreto para las poblaciones de Pailón, San José de Chiquitos, Porongo, Santa Cruz y la mancomunidad del Chaco.

En lo que respecta a Ecuador, irán expertos en mancomunidades, proyectos de desechos sólidos, finanzas municipales, ordenamiento territorial y políticas de género, que prestarán su colaboración en más de diez municipios y mancomunidades.

Todos los voluntarios tienen pagado el viaje y el seguro médico, con una bolsa de viajes de 500 euros para alojamiento, manutención y desplazamientos interiores.

El director de Felcode, Antonio Fuentes, explicó que el programa forma parte de una estrategia a más largo plazo que pretende apoyar el municipalismo en varios países de América Latina. Por eso quieren que este proyecto sea el inicio de algo más amplio para que todos los años se pueda realizar una convocatoria similar de plazas de voluntariado, en función de las necesidades que se vayan detectando.