Acehuche celebra el viernes y el sábado la fiesta de Las Carantoñas

Dedicada a San Sebastián, es una de las más vistosas de la región El Ayuntamiento espera recibir a miles de visitantes, sobre todo durante la jornada del sábado

C. M.CÁCERES

Las fiestas dedicadas a los Santos Mártires, San Fabián y San Sebastián, se encuentran entre las más populares de Extremadura. Una de ellas es la de Las Carantoñas de Acehuche, recuperada hace unos años después de que estuviera a punto de desaparecer por culpa de la escasa participación, y que atraviesa ahora por su época de máximo esplendor.

El próximo viernes 20 de enero, festividad de San Sebastián, y el día siguente en el llamado 'San Sebastianino, los acehucheños repetirán un año más el ritual que ha situado esta celebración entre las más vistosas de cuantas han conseguido el distintivo de Interés Turístico Regional.

Las principales protagonistas de la fiesta, al margen del santo, claro está, son las carantoñas, hombres disfrazados de fieras horripilantes con pieles de animales, cuernos y otros elementos que configuran una estampa que no falta ya en ningún folleto de promoción turística de Extremadura.

La presentación de la fiesta tuvo lugar ayer en el Palacio de Carvajal de Cáceres. El teniente de alcalde de Acehuche, Andrés Rodríguez, habló de Las Carantoñas como una celebración de «gran calado antropológico y religioso», en la que lo más importente, al margen de inversiones o cifras de visitantes, es «eso tan especial que siente dentro de sí cada acehucheño».

La Cofradía de San Sebastián es la que se encarga de todo el trabajo de organización y de los gastos. Su presidente, Pedro Durán, explicó el desarrollo de la fiesta, el mismo de todos los años, que comienza a las seis de la mañana con la 'alborá', cuando el tamborilero recorre las calles del pueblo para despertar a los que van a hacer de carantoñas.

Dos horas después se desayunan migas con café, y las diez y media comienzan a aparecer por las calles del pueblo las carantoñas ya disfrazada, este año más de treinta. Todas ellas parten hacia la iglesia, desde donde a las doce sale San Sebastián en procesión. Las carantoñas escoltan el paso durante todo el recorrido mientras realizan en parejas el baile característico de la fiesta. A su vez, los 'tiraores' disparan salvas con sus escopetas en cada esquina de la ruta.

El momento más emocionante se produce al llegar a la casa del mayordomo, donde se echa la 'loa'. «Casi siempre es por alguna promesa de temas relacionados con la salud, con algún familiar que ha estado enfermo», apunta el presidente de la cofradía. Este año la encargada será Marce Arias, que ayer estuvo también en la presentación.

La diputada provincial de Turismo, María Fernanda Sánchez, recordó que se desconoce el origen exacto de la fiesta, si bien apuntó el dato de que la Iglesia Católica asumió en el siglo XVI la mayor parte de las fiestas paganas, como es el caso Las Carantoñas de Acehuche o el Jarramplas de Piornal.