Olleta advierte del riesgo para los residentes en viviendas que se edifiquen cerca de la cantera

Insiste en que el Consistorio autoriza urbanizaciones que invaden el límite de seguridad de dos kilómetros Olleta defenderá la cantera, pero se muestra dispuesta al diálogo para buscar una solución

J. J. GONZÁLEZCÁCERES

Los hermanos José Antonio y Javier Olleta lanzaron ayer una advertencia al Ayuntamiento, pero también a promotores y constructores de viviendas así como a los futuros compradores: no puede haber viviendas demasiado cerca de una cantera donde hay voladuras semanales con dinamita. Éste es el caso que se puede dar en la ciudad si se construyen residenciales como el Vistahermosa, recientemente aprobado por el Ayuntamiento y ubicado a menos de 2.000 metros (límite máximo de seguridad) de la cantera que la empresa Olleta tiene en la carretera de Medellín, en las faldas de la Montaña, desde el año 1975.

Los empresarios insistieron ayer en su queja y denuncia al considerar que es ilegal el hecho de que el Ayuntamiento haya autorizado el residencial Vistahermosa, de 956 viviendas, ya que no respeta el perímetro de seguridad de las canteras, de 2.000 metros, fijado por la ley y por el propio Plan de Urbanismo de Cáceres, tanto el actual como el nuevo que se ha aprobado inicialmente. Los hermanos Olleta advirtieron ayer del peligro que supone para los residentes en viviendas que estén demasiado cerca de una explotación de estas características, donde hay voladuras: «a mí, desde luego, no me gustaría vivir a 200 metros de una cantera donde se disparan 2.000 kilos de dinamita todas las semanas», afirmó Javier Olleta.

Para estos empresarios, la actitud del Ayuntamiento es deliberada en contra de la cantera, buscando su cierre. Se trataría de autorizar urbanizaciones pegando a la cantera para que después los propios compradores de las viviendas protesten y exijan el cierre de la explotación. «Quiere sacar este Plan de Urbanismo porque intentan cerrar la cantera a toda costa, con la presión de los vecinos», afirman para reclamar a la Junta de Extremadura que paralice el nuevo Plan de Urbanismo ya que plante residenciales a 200 metros de la cantera. Incluso en un avance anterior situaba estos terrenos más cerca.

Cerrar la cantera

Por el contrario, resaltan que el Ayuntamiento no ha podido cerrar la cantera, a pesar de intentarlo y desearlo. De hecho, es una de las preguntas que lanzaron ayer: «Es conocido que otras canteras han sido clausuradas en la ciudad. ¿Por qué no se ha clausurado la de Olleta si no tiene los permisos?» En este sentido caber recordar que el Ayuntamiento y Olleta mantienen un contencioso judicial ya que el primero sostiene que la cantera no tiene licencia municipal y la segunda defiende su legalidad, hasta el punto de que recurrió a los tribunales de justicia contra el Ayuntamiento precisamente para eso, para poder demostrar que la explotación tiene todas las licencias, tanto municipales como de Industria.

Precisamente, la empresa se pregunta «cómo es posible que funcione una industria durante 30 años sin licencia municipal» si es verdad lo que sostiene el Ayuntamiento, es decir que la cantera no tiene licencia municipal.

El contencioso fue presentado en 2003, después de que el Ayuntamiento intentara, unos años antes, aprobar una urbanización de 1.200 viviendas enfrente de la cantera, el residencial Ciudad Jardín Mirasierra, no autorizado finalmente por la Junta de Extremadura, entre otras razones por la existencia de la cantera a escasos metros. Con el nuevo Plan de Urbanismo, ese residencial se encuentra en unos terrenos catalogados como urbanizables, una zona más amplia, que va desde la carretera de Medellín hasta el ferial, donde se podrán construir hasta 7.000 viviendas.

Residenciales

Pero con como problema más inmediato, la empresa de la cantera tiene el residencial Vistahermosa, con 956 viviendas ya autorizadas, y otros dos más en construcción, parte de los cuales también tocan el perímetro de seguridad de la explotación. Se trata de las urbanizaciones Maltravieso (748 viviendas, junto al Sepei) y Casa Plata (785 viviendas junto al ferial). Unidas a las de Vistahermosa, suman unas 2.500 viviendas afectadas por el perímetro de seguridad de la cantera. Contra todos estos residenciales Olleta presentó alegaciones y fueron rechazadas por el Ayuntamiento. En el perímetro de seguridad aparece incluso la Charca Musia. En opinión de Olleta, la nueva urbanización es «una tremenda irresponsabilidad». Olleta recuerda que el Ayuntamiento apoyó a la fábrica de la Waechtersbach y entiende que no puede buscar ahora el cierre de otra industria y la pérdida de 85 empleos.

En cuanto al contencioso judicial, denunció que el Ayuntamiento está retrasando su resolución no entregando la documentación que le piden los jueces, por lo que «ya ha sido sancionado por no responder a los numerosos requerimientos». En este sentido, la empresa advierte de que el contencioso puede retrasarse varios años y si se aprueba el nuevo Plan de Urbanismo éste puede resultar invalidado así como proyectos de interés regional, como dotaciones en el ferial.

Diálogo

En todo caso, los empresarios se mostraron ayer dispuestos al diálogo con el Ayuntamiento para buscar soluciones, incluso con un posible traslado de la explotación, siempre que se garantice la continuidad de la actividad, en otro lugar, y de los empleos. «Pedimos diálogo para buscar una solución», afirmaron.

Por su parte, el alcalde, preguntado ayer al respecto, señaló que el problema debe resolverse en los tribunales y aseguró que espera que el resultado no cause dificultades ni al desarrollo de la ciudad ni a los intereses de la empresa.