Más de treinta mujeres en riesgo de exclusión han recibido atención psicológica

F. J. HORRILLOVILLANUEVA DE LA SERENA

Un total de 32 mujeres y 5 maridos, han sido receptores del programa de atención psicológica y de apoyo familiar y emocional, que ha desarrollado la Concejalía de Bienestar Social del Ayuntamiento de Villanueva desde el 8 de noviembre hasta el 31 de diciembre pasados. Un servicio que ha estado atendido por dos psicólogas contratadas por el consistorio: Manoli Pajuelo e Isabel Arrighi.

Ambas están ahora elaborando la memoria del programa, del que lamentan que haya sido tan corto en el tiempo.

Como explica Pajuelo, durante estos casi dos meses, se ha atendido no solo a mujeres víctimas de violencia de género o que han sufrido maltrato, «sino con todo tipo de problemática psicológica y emocional».

Así, por ejemplo, el programa ha contado con usuarias que «han acudido simplemente para fomentar su crecimiento personal, otras han venido para adquirir habilidades sociales y otras llegaron con la idea de aprender a enfrentarse y resolver los conflictos familiares que tienen en casa con sus hijos adolescentes».

Problemática variada

Por último, también han participado en el programa aquellas mujeres con cargas familiares, en proceso de separación o que han padecido muertes recientes de seres queridos. En definitiva, como indica Pajuelo, «han sido problemáticas muy variadas las que hemos tenido que afrontar».

Terapias

A la hora de atender a sus usuarias, algunas de las cuales acudieron con sus maridos, las dos psicólogas partieron de una entrevista inicial. De esta forma, como apunta Pajuelo, «detectábamos la problemática, y luego decidíamos si eran objeto de una terapia individualizada o de grupo, las cuales se han desarrollado tres veces a la semana».

Tanto Manoli Pajuelo como Isabel Arrighi destacan que los resultados del programa han sido muy positivos aunque, como reconocen, «por la falta de tiempo, nos hemos quedado muchos objetivos sin cubrir». No obstante, ambas psicólogas se quedan con el hecho de que estas mujeres «hayan sido capaces de superar sus barreras y, sobre todo, que este trabajo les haya supuesto un refuerzo para su autoestima».