UPA-UCE se lamenta por el retraso

EFEMÉRIDA

La organización agraria UPA-UCE Extremadura lamentó ayer en un comunicado lo que considera un retraso en la flexibilización de los movimientos animales por la enfermedad de la lengua azul, si bien valora la medida al entender que supondrá «un respiro» para el sector productor. En un comunicado, UPA-UCE se refiere al hecho de que el Boletín publicara ayer la nueva Orden Ministerial por la que se establecen medidas específicas de protección en relación con la lengua azul. UPA-UCE señala que si la decisión se hubiese producido 15 días antes habría tenido «una mayor repercusión tanto económica como comercial en las explotaciones situadas en las zonas restringidas como consecuencia de la campaña de navidad».

La entidad demanda a Agricultura y al Gobierno extremeño «una mayor coordinación y agilización burocrática» para no perjudicar a los ganaderos afectados por las restricciones.

Asimismo, entiende como prioritaria la erradicación total de la lengua azul en el «parón» invernal de la enfermedad e instan a la agilización de los trabajos de investigación de la Administración central y la Junta para obtener una vacuna efectiva en ganado bovino, así como a «un control exhaustivo» de la enfermedad en Portugal y Marruecos.

Respecto a los movimientos trashumantes, UPA-UCE pide que empiecen a estudiarse soluciones para el cebo, engorde y movimiento de los animales en las zonas afectadas, de cara a la reaparición del mosquito transmisor de la enfermedad con la llegada de la primavera.

Finalmente, la organización agraria exige que Agricultura gestione y coordine todas las acciones que se lleven a cabo, «evitando que la competencia entre las CC. AA. opere contra los intereses de los ganaderos, sea cual sea el territorio donde radique su explotación».