El nuevo hogar de ancianos de Mapfre abrirá por fin sus puertas a finales de marzo

R.S.R.BADAJOZ

La nueva residencia de ancianos que Mapfre ha edificado en la ciudad abrirá sus puertas por fin en el mes de marzo de este nuevo año, a pesar de que en principio estaba previsto que empezara a funcionar, como muy tarde, en octubre de 2005.

Así lo ha afirmado a este periódico el director comercial en Extremadura de Mapfre-Quavitae, Juan Bautista Polo, quien explicaba que «ha habido problemas con la constructora del inmueble, porque pedían más dinero del que concursaron en un principio y por eso se ha retrasado la inauguración».

Problema solucionado

Bautista Polo indicaba que «finalmente hemos tenido que ceder porque entendemos que esta residencia es un recurso social más que necesario para Badajoz, así que confiamos en que ya no surjan más problemas y en que el edificio pueda abrirse por fin dentro de dos meses».

Por otro lado, la zona que rodea al edifico por la parte de delante ya ha sido cedida por el Ayuntamiento a esta entidad para que sea ajardinada. «Nosotros nos encargaremos de acondicionarla lo mejor posible, mientras que el Ayuntamiento colaborará con la cesión de bancos y papeleras», informaba Bautista Polo.

150 residentes

Esta residencia de ancianos, que se sitúa en la calle Castillo Puebla de Alcocer, justo detrás de la Urbanización Guadiana, tendrá acogida para un total de 150 residentes, además de 40 plazas más como centro de día.

El edificio se articula en cuatro plantas más el sótano y cuenta con 74 habitaciones individuales y 37 compartidas que se reparten entre las tres primeras plantas. En la planta baja se ubicarán el centro de día, los comedores, la cocina, un salón social y una cafetería.

Personal y servicios

Un total de 90 personas trabajarán en este nuevo centro, habrá un servicio médico de 24 horas y un grupo de fisioterapeutas que se encargará de impartir clases de terapia ocupacional.

En cuanto a los servicios, tanto el de lavandería como el de limpieza de las habitaciones estará incluido en el presupuesto y también habrá un servicio médico que establecerá un seguimiento diario de todos los pacientes.

Asimismo, en la planta baja se harán diferentes actividades culturales, como actuaciones teatrales, conciertos, conferencias y celebración de misas.