Pekín promete acabar este año con el hábito de escupir en la calle

EFEPEKÍN

Pekín ha decidido erradicar definitivamente en el 2006 cinco de las más groseras costumbres de sus ciudadanos, como escupir en cualquier parte o tirar desperdicios al suelo, informó la agencia oficial Xinhua.

Según una encuesta a 10.000 ciudadanos el pasado noviembre, los otros tres hábitos más incívicos de algunos habitantes de la ciudad son las 'melés' que forman a las puertas de metro y autobuses, la costumbre de zigzaguear entre el tráfico y la impunidad con que los dueños de mascotas permiten a sus animales aliviarse en la calle.

El ayuntamiento colocará papeleras cada cien metros en las principales calles de la ciudad y proporcionará bolsas sanitarias para que la gente escupa en ellas cuando viaje en autobuses, taxis...

Además, las autoridades, para mantener la higiene de la ciudad, han dicho a los vecinos que construyan 'letrinas' para los animales domésticos utilizando plásticos o cartones sobrantes.

El gobierno local ha instado al legislativo municipal a que endurezca las sanciones para aquellos que atenten contra la higiene o el orden público.

Sin embargo, a una gran parte de los chinos (cada vez menos, pero todavía muchos millones) el escupitajo no les parece una mala costumbre, más bien al contrario, y juzgan muy desagradable que los occidentales retiren sus mucosidades con un pañuelo de tela y después se lo guarden en el bolsillo.

Cuando el Gobierno chino emprendió la guerra contra la neumonía atípica en 2003, una de las medidas tomadas fue intentar convencer a la ciudadanía, sin éxito, que escupir es insano.