Rowling escribe «un cuento de hadas político» antes de concluir la saga Harry Potter

EMILI J. BLASCOLONDRES

J. K. Rowling no descansa. Aplicada a terminar este mismo año la saga de Harry Potter con el séptimo y último tomo de las aventuras del joven mago, ha tenido tiempo de escribir otro libro para niños pequeños y algunos otros breves relatos. El nuevo libro trata sobre un monstruo y la escritora británica lo define como un «cuento de hadas político», pero no quiere desvelar más detalles, porque «todavía no le he explicado a mi editor nada de esto».

Rowling ha hecho este anuncio en la entrevista que esta semana publica la revista «Tatler». Sobre la última entrega de Harry Potter, de la que ya tiene redactado el capítulo final, la escritora no adelanta más que habrá muertes de buenos y malos. «Mis libros tratan principalmente sobre la muerte. Comienzan con la muerte de los padres de Harry. Está la obsesión de Voldemort por conquistar la muerte y su búsqueda de inmortalidad. Todos estamos asustados por ella», manifiesta Rowling, cuyo gran miedo es que alguien querido desaparezca. Se trata de algo que está muy dentro de su alma desde que su madre falleciera de esclerosis múltiple en la Nochevieja de 1990.

Nacimiento y muerte

En ese momento, su madre tenía 45 años y ella 25. Justo había comenzado a escribir el primer libro de Harry Potter, sin contar nada de momento a su familia. La noche en que su madre falleció, Rowling la pasó redactando algunas páginas de lo que sería 'Harry Potter y la piedra filosofal'. «Harry nació el día en que murió mi madre», recuerda la autora en una de las pocas entrevistas en que abre la puerta a sus sentimientos y a algunos de sus gustos (por ejemplo, su bebida favorita es el gin-tonic, y su autora preferida, Jane Austen).

Más que dolerle el no haber estado en el domicilio familiar en el momento del fallecimiento -eran las primeras Navidades que pasaba sin sus padres-, lo que le apena a Rowling es que su madre muriera joven y sin conocer su éxito.