Leonor Watling rodó en Trujillo junto a Paz Vega la película sobre Santa Teresa

Las actrices grabarán hoy en la zona monumental de Cáceres algunas escenas de 'Teresa, muerte y vida' junto al actor José Luis Gómez

L. CAMPÓN GIBELLOTRUJILLO

La actriz Leonor Watling rodó ayer junto a Paz Vega varias escenas de la película 'Teresa, muerte y vida' en Trujillo. Las dos actrices continuarán hoy el rodaje del filme en Cáceres. Tras dos días de trabajo en la ciudad trujillana hoy se realizarán grabaciones en exteriores en diferentes callejuelas y plazas del casco histórico de la ciudad, según confirmó el director y guionista, Ray Loriga.

Hasta el día 14 de enero Cáceres se convertirá en el escenario de esta producción en la que se narra la vida de Santa Teresa de Jesús. En concreto las localizaciones previstas son San Mateo, la cuesta Aldana, el Rincón de la monja y la fachada del Palacio de los Condes de Adanero, escenarios que representarán a Ávila. Asimismo se rodará en la finca de 'La Enjarada', en las cercanías de Cáceres. Sin embargo no se ha escogido ningún convento del casco histórico cacereño para el rodaje ya que «las escenas de los conventos se rodaron todas en Portugal y en Trujillo», señaló Ray Loriga en la ciudad trujillana.

Paz Vega también estará presente los cuatro días de rodaje en la zona monumental cacereña, así como el actor José Luis Gómez que dará vida a Fray Pedro de Alcántara en la película, quien además ya ha rodado varias escenas en Portugal.

La casa de Guiomar

En Cáceres también se grabarán escenas en la vivienda de Doña Guiomar de Ulloa, personaje que interpreta Leonor Watling. Además, el propio director y guionista señaló que en el rodaje en tierras extremeñas no estará presente el actor Álvaro de Luna, que interpreta al padre de Teresa de Cepeda y Ahumada, la hija de un hidalgo de Ávila. Alrededor de un centenar de figurantes participarán desde hoy en la grabación de las nuevas escenas. Los actores continuarán el rodaje en Alicante donde «se grabará más decorado», según el director del filme.

La estancia en Trujillo «está siendo muy agradable, y todo nos va muy bien quitando el frío que hace en esta zona», puntualizó Loriga. En el día de ayer finalizó el rodaje junto a la ermita trujillana de Santa Ana, que se encuentra actualmente en ruinas y fue convertida para la película en el convento de San José de Ávila. «Este lugar representa a Ávila, uno de sus conventos que está en construcción», concretó Loriga.

Doce extras, carpinteros, obreros y monjas, participaron en la figuración de escenas en las que aparecían Paz Vega acompañada de Leonor Watling portando sobre sus hombros una cruz de madera, la cual ubicaron en el interior del convento fundado por Santa Teresa. También fue necesaria la presencia de tres burros y varios carros. La actriz andaluza vestía un hábito blanco y negro. El traje de Leonor Watling era de seda en color azul y morado. «Ha sido confeccionado en Londres», apuntó la diseñadora del vestuario.