Lo peor, «la humedad cuando riegan la plaza por la noche»

La limpieza de la plaza de la España por las noches supone una de las mayores incomodidades que tienen que soportar los agentes concentrados frente al ayuntamiento de Mérida, ya que al ruido de las máquinas que llegan al lugar a media noche se suma la humedad que desprende el agua con la que riegan la zona durante el baldeo. «Hemos descubierto que el centro resulta muy incómodo porque hay mucho ruido», bromeaba una de las policías al respecto, mientras que otro agente se preguntaba si de verdad era necesario dedicar dos horas a la limpieza de la plaza todas las noches.

Lo mejor es, según coincide en destacar la mayoría de los concentrados en la plaza de España, «la solidaridad de la gente», ya que muchos vecinos se están acercando a la concentración para llevar termos de café y de caldo caliente, pasteles, chocolates, bizcochos, chorizos, lomos y hasta un jamón.

Estos alimentos sirven de refuerzo al catering que ofrece las comidas y las cenas a los agentes cada día.