La familia que pasó las Navidades en un hotel ya está más cerca de volver a casa

Llevan desde el 22 de diciembre en un hotel debido a que compraron una casa sin suministro de luz El vendedor les abonará las facturas

R.R.BADAJOZ

Manuel Sánchez Canchales y su familia ya han podido dar el primer paso para volver a casa. Junto a su esposa, Madalina Elena Usurero, y su pequeño de 19 meses, ha pasado todas las fiestas de Navidad en el hotel Badajoz Center de la capital pacense, debido a que compró una casa el 21 de diciembre y la entidad financiera que se la vendió había perdido los boletines de enganche necesarios para que la compañía eléctrica pudiera suministrar luz a la vivienda.

El pasado sábado, este diario denunció la situación de la familia, que ayer recibió la llamada de la oficina en la que había gestionado la compra del inmueble en La Albuera y le comunicó que ya podía recoger los boletines, así como que se comprometía a pagar las facturas derivadas de los gastos que la familia haya producido en los días que ha tenido que vivir fuera de su casa.

Con esta documentación, Manuel se dirigió ayer a la sede de Sevillana-Endesa, quienes le prometieron que harían todo lo posible para que pudiera trasladarse hoy mismo al piso que compró hace más de dos semanas.

La situación se remonta al día en que firmó la compra de la casa con la entidad financiera, el pasado 21 de diciembre, puesto que los representantes de ésta se presentaron sin la documentación relativa a la luz y el agua. Sánchez firmó la compra y los vendedores le prometieron que al día siguiente tendría los papeles, pero sólo obtuvo los relativos al abastecimiento de agua. Habían perdido los boletines de enganche a la luz.

Por este motivo, Sánchez se trasladó con su familia a un hotel de cuatro estrellas.

Desde el día 22, Sánchez volvió regularmente a la oficina de la entidad en La Albuera, pero no encontraban los boletines de enganche.

La entidad llegó a proponerle una solución provisional: facilitarles luz mediante la conexión al abastecimiento eléctrico de la oficina (que se encuentra en los bajos del edificio) hasta su casa. Sin embargo, el electricista encargado de realizar la instalación se negó a firmar un documento en el que garantizara que la instalación era la adecuada. Y Sánchez la rechazó.

La situación se complica

La situación se complicó el pasado 3 de enero, según explicó el mismo Manuel Sánchez, cuando la persona que había gestionado la venta se negó a abonarle la factura del hotel y las comidas de la familia durante los días de estancia en el Badajoz Center.

Sin embargo, ayer vieron el final del 'oscuro' tunel y recibieron una llamada de la entidad en la que le comunicó que ya tenía los boletines.

Manuel Sánchez los recogió y la entidad financiera se comprometió a abonarles las facturas. Probablemente, hoy puedan volver a casa. Y con luz.