La Diputación incrementa un 27% su partida de cooperación internacional

Por primera vez supera los 150.000 euros, y se destina casi por completo a proyectos de desarrollo en los países más necesitados de América Latina

CLAUDIO MATEOSCÁCERES

La Diputación de Cáceres ha vuelto a incrementar este año la cantidad que destina a su área de Cooperación Internacional. Por vez primera, la partida dedicada a ayudar a los países en vías de desarrollo superará los 150.000 euros, una cifra que sigue siendo muy inferior al 0,7 por ciento que vienen reclamando desde hace años las organizaciones no gubernamentales a las administraciones públicas de los países ricos.

El área de Cooperación Internacional de la Diputación ha sido creada por el equipo de gobierno de Juan Andrés Tovar para canalizar todos los proyectos de ayuda que ya venía desarrollando la institución de manera puntual. Ahora, la mayor parte de ellos se llevan a cabo a través del Fondo Extremeño Local de Cooperación y Desarrollo (Felcode), fundado por la Diputación cacereña y del que ya forman parte además cerca de 150 municipios de la región.

Ecuador y Bolivia

Casi todo el dinero que aporta la Diputación para este fin va a parar a proyectos de ayuda al desarrollo de los países más pobres de América Latina, como Ecuador o Bolivia, aunque de manera puntual se habilitan partidas con otros destinos, como ocurrió hace justo un año con un fondo de 15.000 euros aprobado de urgencia para ayudar a las víctimas del tsunami del sureste asiático.

El diputado responsable del área de Cooperación Internacional, Miguel Ángel Morales, y el propio presidente Juan Andrés Tovar, han visitado en alguna ocasión las zonas en las que colabora la Diputación de Cáceres. La última vez fue en febrero del año pasado, cuando una delegación de la que también formaba parte el director de Felcode, Antonio Fuentes, acudió a Perú y Bolivia. Estuvieron en la provincia de Chimborazo, una de las más pobres de Perú, donde Felcode ha desarrollado un programa médico para mejorar las condiciones de vida de los afectados por el volcán Tungurahua, que lleva activo desde 1999 y cuya ceniza causa numerosas dolencias pulmonares a los habitantes de la zona.

El pasado mes de julio, se destinaron 50.000 euros a un proyecto de adecuación de viviendas de campesinos en Nicaragua, otro de formación en Cali (Colombia) y otro alimentario y educativo para niños en Ecuador.

El dinero del área de Cooperación Internacional ha servido también para que numerosos alcaldes de estos países viajen a Cáceres a conocer de primera mano el funcionamiento de las instituciones municipales españolas, entre ellas las mancomunidades, que están empezando a experimentarse con éxito en América Latina, sobre todo en Ecuador.