Las autoridades elevan a 53 las víctimas mortales en la Meca

EFELA MECA

El Ministerio saudí de Interior elevó ayer a 53 el número de cadáveres rescatados de entre los escombros de un hotel de siete plantas que se derrumbó el jueves en la ciudad santa de la Meca, atestada estos días de peregrinos.

El portavoz del citado ministerio, general Mansur bin Sultán al Turki, aseguró que los heridos ascendían a 62 y advirtió que el número de víctimas mortales puede aumentar en próximas horas.

El edificio, que tenía 30 años de antigüedad y estaba ubicado cerca de la entrada principal a la gran mezquita, se desplomó sobre la acera después de que se declarara un incendio en uno de los inmuebles aledaños. La tragedia ocurrió apenas cinco días antes de que se celebre la fiesta musulmana del sacrificio (Aid al-Adha), que congregará en la ciudad santa de La Meca, cuna del Islam, a más de dos millones y medio de fieles. Pese a las enormes medidas de seguridad, las desgracias jalonan en los últimos años este ritual, de obligado cumplimiento, al menos una vez en la vida, para todo musulmán.