El Ayuntamiento presenta denuncia contra la Policía Local por hacer fuego en la calle

El Consistorio conminó a los agentes a que abandonasen la acampada en la plaza de España por considerar que carecen del permiso necesario La concentración proseguirá hasta que se llegue a un acuerdo

JUAN SORIANOMÉRIDA

El enfrentamiento entre el Ayuntamiento de Mérida y la Policía Local por las mejoras laborales que reclaman los agentes está llegando a límites insólitos. Tanto es así, que el Consistorio presentó ayer denuncia contra los representantes sindicales del cuerpo municipal de seguridad por hacer fuego en la vía pública.

A primeras horas de la mañana de ayer, después de la segunda noche de acampada en la plaza de España, los agentes hicieron una hoguera para calentarse.

Este hecho está prohibido en la Ordenanza municipal para la Convivencia Ciudadana, por lo que el Ayuntamiento presentó la correspondiente denuncia «por respeto a los ciudadanos emeritenses que quieren disfrutar con tranquilidad estos días de fiesta tan entrañables».

Asimismo, el Consistorio emeritense afirma que la acampada en la plaza de España «no cuenta con la autorización de la Delegación del Gobierno».

Por esa razón, poco después de las 17.00 horas conminó a los agentes a abandonar la concentración en un plazo de dos horas. Sin embargo, los policías permanecieron a las puertas del ayuntamiento. Afortunadamente, no se puso en marcha ningún dispositivo de desalojo, lo que habría desdibujado la llegada de los Reyes Magos al balcón del ayuntamiento.

Para el equipo de Gobierno, «no se puede permitir que unos representantes sindicales intenten coaccionar a los representantes legítimos de los ciudadanos». Por esa razón, decidió suspender la mesa negociadora convocada para la mañana de ayer. Los representantes sindicales han sido convocados a una nueva cita para el próximo día 11, que se celebrará si abandonan sus medidas «de presión».

Hasta que haya acuerdo

Por su parte, los representantes sindicales de la Policía Local expresan el convencimiento de la plantilla de continuar con la concentración hasta que se llegue a una salida negociada.

Juan Luis Lancho, de CC. OO., considera «prepotente y dictatorial» la actitud del equipo de Gobierno al ordenar el desalojo de la plaza de España.

Lancho recuerda que cuentan con la autorización necesaria por parte de la Delegación del Gobierno, que ha autorizado la concentración hasta el próximo día 27 de enero. A juicio del representante de CC. OO., «las tiendas de campaña son un utensilio necesario para la concentración», al igual que las banderas, los carteles y las pegatinas, por lo que no se debe ordenar su desalojo.

Para el representante sindical, la decisión del equipo de Gobierno muestra que «tienen una rabieta increíble, parecen niños de colegio, en vez de solucionar las cosas se dedican a esto».

Juan Luis Lancho recalca que los agentes mantienen su protesta con responsabilidad, ya que «no ha faltado absolutamente nadie» al trabajo.

En cuanto a la convocatoria para el próximo día 11, lo considera «una tomadura de pelo», así como la intención municipal de no celebrar una mesa de negociación hasta que termine la concentración. «Aquí vamos a estar hasta que haya una mesa».