Qué hay que saber cuando el regalo es una mascota

A. M. R.MÉRIDA

Muchas personas se habrán llevado esta mañana una grata sorpresa cuando hayan encontrado entre los regalos dejados por los Reyes Magos un precioso animal dispuesto a convertirse en su mejor amigo.

Un gran número de ilusionados ciudadanos son agasajados con perros, gatos, reptiles u otro tipo de mascota que se convertirán, con toda seguridad, en uno más de la familia.

Desde la Asociación Protectora de Animales de Mérida (Apame) se desea dar una serie de consejos para que el nuevo acompañante no se convierta en un lastre y acabe finalmente abandonado, como sucede en muchas ocasiones, según asegura Paqui Gallardo, miembro de la entidad.

«Lo primero que hay que saber es que no es un juguete, sino un ser vivo que requiere atenciones», reseña, insistiendo en que, desde el principio, se ha de educar al animal.

«No hay que darles todos los caprichos, como hacemos a veces cuando son pequeños, puesto que entonces una vez que crezcan no nos harán caso». Para ello, aconseja recurrir a libros que orientan sobre el proceso de aprendizaje y que se pueden encontrar bien en las bibliotecas de la ciudad, bien en Internet.

Otra de las opciones para indicar al animal qué puede o no realizar es darle un leve 'cachete' con un papel de periódico; «a las dos o tres veces entiende perfectamente que eso no se debe hacer».

De este modo, no molestará a quienes visiten a sus amos o mientras éstos estén comiendo. «No es difícil, simplemente hay que tener ganas de querer a un animal», aclara.

Espacio suficiente

Otro de los factores que se deben tener en cuenta a la hora de hacerse cargo de una mascota es el espacio físico que puede ocupar. Es decir, si la vivienda es pequeña no debe residir en ella un animal de grandes proporciones que tendría mayor libertad en una casa de campo o una vivienda que dispusiera de zona ajardinada.

También, los caracteres de dueño y animal han de ser compatibles, en especial si la mascota es nerviosa; «aunque lo primordial son los metros cuadrados, ya que con ello pueden empezar los problemas».