Las zonas comerciales soportan unos 100.000 desplazamientos diarios

Un día normal se registrarían alrededor de 50.000 movimientos de vehículos, pero las grandes campañas comerciales multiplican el tráfico por dos La nueva regulación semafórica disminuirá las retenciones dentro de dos meses

EVARISTO FERNÁNDEZ DE VEGABADAJOZ

Las principales zonas comerciales de la ciudad están registrando estos días alrededor de 100.000 desplazamientos diarios, un inusual movimiento de vehículos que trae de cabeza tanto a los sufridos conductores que se aventuran a circular por la ciudad como a los responsables de controlar el tráfico.

Para el concejal delegado de Tráfico, Alejandro Ramírez del Molino, la presencia de automovilistas en el casco urbano es todo un síntoma de que el comercio de Badajoz funciona, si bien reconoce que la llegada de clientes afecta negativamente a la fluidez del tráfico.

Técnicos en la materia cifran en unos 100.000 desplazamientos diarios los que se producen en el anillo comercial de la ciudad (avenidas de Villanueva y Fernando Calzadilla, Ronda del Pilar, Plaza de Dragones, Menacho, Santo Domingo, Ramón y Cajal, María Auxiliadora y Sinforiano Madroñero), una cifra que supera con creces los 50.000 movimientos de vehículos que tienen lugar en otras épocas del año.

Tal fiebre automovilística no habrá sido ajena a los conductores que se han visto obligados estos días a circular por Badajoz. Las mañanas no han sido especialmente conflictivas, pero a partir del mediodía se ha ido incrementando el tráfico de tal modo que resultaba difícil llegar a las zonas más comerciales.

Las mayores incidencias han estado localizadas en la barriada de Santa Marina, pero las repercusiones del aluvión de visitantes también se han dejado notar en lugares más alejados del centro.

La prueba está en que ayer por la tarde resultaba complicado pasar de la primera marcha al dirigirse desde Las Vaguadas a la rotonda de Carrefour, un tramo que a esas horas del día no suele presentar problemas de circulación.

Fenómenos similares hubo en los cruces de la Nacional V con las avenidas de Villanueva y Europa, en Enrique Segura Otaño, la Ronda del Pilar, la calle Menacho y diversos lugares más del anillo comercial.

Ramírez del Molino ha reconocido que en algunos momentos resulta complicado agilizar el tráfico, pero cree que la situación mejorará con la instalación de los nuevos reguladores semafóricos que están siendo colocados en todos los cruces de la ciudad donde hay semáforos.

Estos nuevos sistemas de control estarán conectados con la Inspección de la Policía Local, desde cuya sala de monitores se podrá ampliar o disminuir la frecuencia de paso de los vehículos en función de las necesidades del tráfico.

Esa posibilidad ya existe en la actualidad, pero los nuevos reguladores ofrecen una flexibilidad mayor que será utilizada por los agentes para desatascar aquellos tramos urbanos que presenten mayores problemas.

El concejal delegado de Tráfico anunció que la instalación del nuevo sistema estará concluida en el plazo de dos meses y que a partir de ese momento comenzará a convertirse en una nueva herramienta eficaz para el control del tráfico.

Cruces problemáticos

A pesar de la mejora, el nuevo método de control no logrará acabar con los embotellamientos que se forman en los cruces de la Nacional V con las avenidas de Fernando Calzadilla y Villanueva, dos puntos neurálgicos para el tráfico de Badajoz.

Hace ya años que las isletas que permiten girar a derecha e izquierda se quedaron pequeñas y la falta de espacio físico hace que los vehículos queden cruzados en la calzada, dificultando así el paso de los automóviles que esperan su turno de paso en la Nacional V.

Desde el Ayuntamiento se ha planteado en varias ocasiones la necesidad de construir un túnel subterráneo, una opción de la que no se tienen noticias.