Confunden un perro con un bebé abandonado en Santa Marina

E. F. V.BADAJOZ

Los vecinos de la calle Regino de Miguel se llevaron el martes un susto de muerte. Serían las 10.30 de la mañana cuando fue encontrado en el portal número 13 de esta céntrica vía una bolsa con ropa en cuyo interior se intuía la presencia de algo que no paraba de moverse.

Alertados, los inquilinos de este bloque de viviendas situado a las traseras de la avenida Santa Marina decidieron llamar a la Policía y dar el aviso.

Instantes después se desplazaron a la zona varias patrullas del Cuerpo Nacional de Policía dispuestas a inspeccionar el paquete sospechoso. ¿Sería un bebé abandonado? ¿Un paquete trampa? ¿Una broma sin más?

Al final, los policías decidieron intervenir y al abrir el paquete descubrieron que no era un bebé, sino un perro.

Tras el hallazgo, el alivio fue generalizado y el servicio humanitario policial se completó con la pertinente llamada al Servicio de Protección Animal del Ayuntamiento de Badajoz, que se hizo cargo del can a la espera de que aparezca su dueño.