La hermana de la fallecida denunció al agresor antes del secuestro en Hendaya

Le acusó de los delitos de "violencia de género, detención ilegal y sustracción de menor"

EFE | SAN SEBATIÁN

La hermana de Begoña Bohoyo, fallecida ayer en San Sebastián a consecuencia de las palizas de su pareja, presentó una denuncia ante la Ertzaintza antes de que la víctima pudiera huir del apartamento que compartía con su agresor en Hendaya (Francia), donde éste la retuvo durante tres días.

Según la denuncia presentada el día 30 de diciembre por la hermana de la fallecida, a la que ha tenido acceso Efe, ésta acusó al compañero sentimental de su hermana, X.P.A,E., de 40 años y natural de San Sebastián, de los delitos de "violencia de género, detención ilegal y sustracción de menor", dado que se enteró de lo que le estaba ocurriendo a su hermana por una llamada que ésta pudo hacer a su madre.

Al parecer, la madre contó a la denunciante lo que estaba sufriendo Begoña, por lo que ésta acudió a la comisaría de la Ertzaintza de Irún para alertar a los agentes de que su hermana estaba "en muy mal estado" y que llevaba "tres días encerrada en el domicilio" en el que convivía con su pareja.

Esta mujer relató que Begoña mantenía una relación sentimental con su presunto agresor desde hacía cinco años, aunque con bastantes altibajos, temporadas en las que convivían juntos y otras en las que estaban separados, si bien habitualmente la fallecida vivía con ella, en compañía de su hija de tres años.

Explicó además que esta niña es hija biológica del presunto agresor, aunque según dijo la hermana de la fallecida, éste nunca la reconoció y lleva los apellidos de su madre.

El mismo viernes día 30, después de que su hermana presentara esta denuncia, Begoña Bohoyo logró escapar del apartamento de Hendaya donde estaba recluida y, tras pedir ayuda a un vecino, acudió en su compañía a esta misma comisaría de la Ertzaintza en Irún y, dado su estado, fue conducida en ambulancia al Hospital Comarcal del Bidasoa.

Allí le detectaron en un primer examen médico la fractura de tres costillas, de los huesos propios de la nariz, policontusiones y hematomas por todo el cuerpo, por lo que fue trasladada en otra ambulancia al Hospital Donostia de la capital guipuzcoana, donde quedó ingresada y falleció ayer.