El último parte médico subraya que Sharon se mantiene estable dentro de la gravedad

El tratamiento de anestesia y respiración asistida se prolongará entre 48 y 72 horas para controlar la presión en el cerebro

AGENCIAS | JERUSALÉN
El último parte médico subraya que Sharon se mantiene estable dentro de la gravedad

El primer ministro israelí, de 77 años, sigue en situación estable dentro de su estado de gravedad, bajo fuerte anestesia y con respiración asistida, según el último comunicado del Hospital Hadasa de Jersusalém, donde está ingresado.

"La situación no es de coma, su cerebro y su corazón funcionan de forma independiente", señala el comunicado, difundido poco antes de una nueva conferencia de prensa para salir al paso de algunos rumores sobre un posible estado vegetativo.

El hospital desmintió esa situación y su director, Shlomo Mor Yosef, dijo que "el primer ministro está en cuidados intensivos en la planta de neurocirugía, su situación es estable y, según las constantes vitales, está estabilizado" dentro de lo que cabe en un paciente en sus circunstancias. Agregó que lo tienen bajo fuerte anestesia y con respiración asistida, "con el objeto de facilitar la recuperación del cerebro".

Según Mor Yosef, su situación es "la normal" después de una intervención como a la que fue sometido en las últimas horas y aclaró que el tratamiento de anestesia y respiración asistida se prolongará entre 48 y 72 horas para controlar la presión en el cerebro. Consultado sobre las posibles consecuencias del infarto cerebral sufrido, el facultativo se negó a dar cualquier detalle. "No podemos saber las consecuencias después de una hemorragia u operación en el cerebro, no podemos saber si ha afectado a su capacidad motriz o mental, y sólo podremos hacer una evaluación después de que se despierte", subrayó.

Sobre el procedimiento quirúrgico empleado en la operación, Mor Yosef explicó que la intervención fue en lado derecho del cerebro y que se produjo un coma artificial al paciente, por lo que por ahora no pueden saber sus consecuencias ni se hacen pruebas para conocer sus reflejos. "Las pupilas desde luego responden a la estimulación", se limitó a explicar.

El médico se refirió también a las críticas por haber trasladado al primer ministro israelí desde su rancho de los Sicomoros hasta Jerusalén en ambulancia en sus circunstancias y consideró que la decisión "fue correcta". Sharón fue trasladado ayer , y la opinión pública considera que podría haberse evitado las proporciones del derrame de haber sido trasladado en helicóptero.

Inconsciente

Los neurocirujanos Félix Umansky y José Cohen, al frente del equipo médico que participó en la operación, pudieron determinar el cese de la hemorragia sometiéndolo a una radiografía múltiple. Sharon, inconsciente, fue asistido para respirar durante la intervención en el quirófano, y así seguía en la sala de emergencias, en la octava planta del Hadasa, donde se halla bajo estricta vigilancia de sus guardaespaldas.

Los médicos del hospital, y de otros centros médicos del país, consultados por la prensa local, afirmaron que "las probabilidades de que (Sharon) pueda superar esta crisis sin daños cerebrales se aproxima a un cero por ciento". Esto significa que, de hecho, el infarto y la hemorragia que sufrió anoche en su residencia de Los Sicomoros, en el desierto del Néguev, o al llegar al hospital de Jerusalén, habría puesto fin a la carrera política del casi octogenario líder.

La crisis cerebral se produjo anoche, horas antes de tener que someterse, también en el Hospital Hadasa, a otra intervención menor, la introducción de un catéter debido a un soplo cardíaco.

Sharon, que estaba con sus hijos, fue trasladado al hospital al sentirse mal anoche y con dolores en un brazo. La prensa local se preguntaba cómo fue que, habiendo sufrido ya un infarto -aunque de menor porte- hace dos semanas, fue evacuado en un vehículo y no en un helicóptero. Su granja se halla a 171 kilómetros de Jerusalén.

Algunos médicos conjeturan que unos anti-coagulantes que se le administraban debido al anterior infarto, cuando le descubrieron y disolvieron un coágulo, pudieron acelerar la hemorragia cerebral.

Olmer gobernará durante 100 días

El masivo derrame cerebral que ha sufrido el primer ministro israelí, Ariel Sharón, ha creado una situación de absoluta incertidumbre política en Israel, a pesar de que por ley la jefatura de Gobierno ya ha sido asumida por su viceprimer ministro, Ehud Olmert. Olmert, que en estos momentos tiene bajo su tutela 12 carteras, una situación sin precedentes en Israel, ejercerá además como jefe de Gobierno durante 100 días, los que establece la ley para estos casos.

Después de ese período se deben celebrar elecciones, que de cualquier forma estaban convocadas para el 28 de marzo -antes de que venza el plazo de cien días-, por lo que no hay realmente un cambio sustancial en la situación electoral.

El asiento de Sharón en el centro de la mesa del Gobierno ha permanecido vacío en señal de respeto, así como su despacho, ya que Olmert dirigirá el Gobierno de transición desde su oficina de Ministro de Finanzas o de Industria y Comercio.

El primer ministro en funciones ha recibido el apoyo de todos los líderes políticos de oposición y el jefe del Likud, Benjamín Netanyahu, le ha comunicado que, por "responsabilidad nacional", sus cuatro ministros no abandonarán la coalición de Gobierno. A pesar de la esperanza de la población en general, los médicos que le tratan consideran que incluso en el mejor de los casos, es decir si sigue con vida, Sharón no estará en condiciones de gobernar y muchos menos de participar en la campaña electoral.