El Papa pide al Camino Neocatecumenal que adapte su liturgia a la de la Iglesia

Responsables del movimiento se reunirán en Italia para evaluar el proyecto de Ratzinger

JESÚS BASTANTEMADRID

La Iglesia, a través de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos, ha conminado al Camino Neocatecumenal a adaptar sus liturgias a las normas de la Iglesia, en especial en lo referente a la toma de la comunión, la participación de seglares en las homilías y la integración de los miembros de esta realidad eclesial en la vida de las comunidades parroquiales en las que se insertan.

Decisión Papal

Un documento firmado por el cardenal Francis Arinze recoge «la decisión del Santo Padre» sobre las celebraciones eucarísticas en el seno del carisma fundado en los años 60 por el pintor español Kiko Argüello, tras «el diálogo llevado a cabo» por Benedicto XVI con los responsables del Camino el pasado 11 de noviembre.

En un tono normativo, propio de la Congregación vaticana, se recuerda a los responsables del movimiento que «en la celebración de la santa misa, el Camino Neocatecumenal aceptará y seguirá los libros litúrgicos aprobados por la Iglesia, sin omitir ni añadir nada».

Uno de los aspectos que más preocupan al Santo Padre es el de la integración de las comunidades neocatecumenales en las parroquias donde llevan a cabo su labor.

La carta vaticana exige a los 'kikos' -como se conoce a los miembros de este carisma- que «al menos un domingo al mes participen de la santa misa junto con la comunidad parroquial». La Santa Sede recuerda además que «el domingo es el día del Señor» (los neocatecumenales celebran su liturgia los sábados por la tarde) y reclama al Camino «dialogar con el obispo diocesano para que se refleje en las celebraciones litúrgicas el testimonio de la integración» de dichas comunidades.

Plazo de dos años

Entre las modificaciones más polémicas figura el modo de recibir la comunión. Los fieles de este movimiento la reciben sentados alrededor de una mesa preparada en el centro de la Iglesia, en lugar de acudir al altar. En este sentido, la Santa Sede da «un tiempo de transición de no más de dos años» al Camino Neocatecumenal «para pasar del modo actual al modo normal para toda la Iglesia».

El carisma fundado por Kiko Argüello ha convocado a varios centenares de sus sacerdotes y responsables a una reunión en Porto San Giorgio, en la provincia italiana de Las Marcas, para evaluar la decisión vaticana. Dicha reunión antecederá a la audiencia pública que los miembros del Camino sostendrán con Benedicto XVI el próximo 12 de enero.