Las comisarías están bajo mínimos pese a la vigencia del plan de choque antiterrorista

J. SANZVALLADOLID

El ministro del Interior, José Antonio Alonso, anunció el pasado 20 de diciembre un plan de choque para prevenir atentados durante las Navidades, en el que se iba a involucrar a 40.000 agentes, mes y medio después de que una circular interna de la Dirección General de Policía (DGP) -fechada el 11 de noviembre- mantuviera el calendario habitual de descansos. Este deja fuera de servicio operativo a 18.000 agentes (el 33% de la plantilla) cada siete días durante las presentes vacaciones -entre el 21 de diciembre y el próximo domingo-, según recoge el documento remitido a todas las comisarías de la geografía nacional a finales del pasado año y facilitado ayer por fuentes policiales.

Los descansos establecidos por la Subdirección General Operativa de la DGP -el escrito lo firma su responsable, Miguel Ángel Fernández-Chico Díaz- lleva a las comisarías a trabajar estos días bajo mínimos con un tercio de su plantilla, tanto uniformada como de agentes de paisano, de vacaciones por turnos de una semana en los periodos comprendidos entre los días que separan Nochebuena, Nochevieja y Reyes.

Mientras tanto, el plan de prevención y protección antiterrorista se encuentra en plena fase de ejecución y, sobre el papel, obliga a movilizar a decenas de agentes para vigilar puntos sensibles -acontecimientos deportivos o multitudinarios, transportes,...- y realizar «controles intensos» de los asistentes a las aglomeraciones típicas de estas fechas, como las campanadas, en todo el país.

Las fuentes consultadas apuntan a la «imposibilidad de realizar servicios extraordinarios como los anunciados por el ministro cuando las plantillas apenas pueden cubrir los servicios habituales de cada día debido a la falta de personal y, menos aún, durante los periodos de vacaciones». Las mismas fuentes añaden que el plan contra el terrorismo activado el pasado 22 de diciembre y en plena vigencia aún esta semana -implica también a la Guardia Civil, aunque su situación es similar- no ha venido acompañado de ningún refuerzo de la plantilla de 56.000 policías con la que cuenta el Cuerpo.