«Ahora me doy cuenta de lo que molesta»

Marcelino Álvarez, transportista de profesión, abandonó el vicio del tabaco hace casi diez años después de sufrir un infarto. Tras seguir las recomendaciones de los médicos, hoy ve con buenos ojos la ley.

-¿Qué opina de la normativa?

-Creo que es una cosa buena en ciertos sitios, en otros no. Yo, como he sido un gran fumador, entiendo que no debe ser malo para los demás fumar al aire libre. Pero en algunos sitios es bueno que se prohíba, como en comedores de los restaurantes.

-Como fumador pasivo, ¿le parece bien que le proteja la ley?

-Claro que sí, porque después de haber fumado tanto ahora me doy cuenta al entrar en algunos sitios que me molesta el tabaco. Y si entro en un restaurante o en un bar no tengo por qué estar aguantando el tabaco de otro. Pero también tiene que haber de la otra parte, porque reconozco que el que fuma le gusta tener su tabaco.

-¿Qué opinan sus compañeros de empresa de la norma?

-Tengo compañeros que fuman, pero yo no trabajo en grupo, sino que voy siempre metido en la cabina del camión, y creo que ahí no ha llegado la prohibición todavía. No sé si en el futuro se podrá fumar conduciendo o no se podrá, todavía no ha llegado tan lejos.